Deportes

Sin posibilidad de variar

No quiso experimentar Manzano en su partido más importante como técnico sevillista y dispuso en el terreno de juego el clásico 4-4-2 con el que el Sevilla lleva jugando varios años.

el 26 ene 2011 / 23:01 h.

Manzano dispuso un 4-4-2 de inicio.

La principal novedad fue la inclusión en el lateral derecho de Sergio Sánchez, que desde su reaparición sólo había actuado como central. 

Por desgracia, un pisotón de Lass Diarra en el tobillo del catalán imposibilitó que Sánchez mostrara cómo se desenvuelve en el costado después de más de un año sin ocupar dicha demarcación. Cáceres, al que cada día se le ve más asentado en el lateral, ocupó el lugar de Sánchez sin variar el dibujo táctico.

Nada más comenzar la primera mitad, el jiennense se vio con otro contratiempo al lesionarse Ndri Romaric. De nuevo hubo cambio de cromos y Renato ocupó la posición del marfileño, aunque su actitud fue más ofensiva. El último cambio, el de Luis Fabiano por Kanouté, tampoco varió el sistema.

El que sí varió su once fue Mourinho, seguramente buscando un resultado que le permitiera llegar al Bernabéu con las espadas en todo lo alto. El 'ofensivo' Marcelo se quedó en el banquillo y Arbeloa fue el encargado de parar a Navas. En el centro del campo, sacrificó a Di Maria para disponer a un trivote de contención en el que Khedira y Lass acompañaron a Xabi Alonso.

  • 1