Local

Sin presupuesto para reabrir Santa Catalina

Para terminar los trabajos hacen falta cuatro millones

el 14 jul 2010 / 18:58 h.

TAGS:

El futuro de la iglesia de Santa Catalina sigue siendo incierto seis años después de su cierre al público. Ayer, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el arzobispo, Juan José Asenjo, entre otros, visitaron las obras de la cubierta del templo, que finalizará este año, pero tras lo cual no hay fecha ni presupuesto para abordar la restauración integral del edificio, para la que se firmó un convenio entre el Ayuntamiento, la Junta y la Archidiócesis.

 

Según explicó el arquitecto que está llevando a cabo la restauración, Francisco Granero, lo deseable es que los trabajos comenzaran cuanto antes, "a poder ser en enero del año que viene", pero dejó muy claro que todo dependerá de si hay presupuesto. Por ahora, sólo hay sobre la mesa los 300.000 euros que financiaría el Ayuntamiento de Sevilla, con lo que faltarían por poner unos 3,7 millones de euros, ya que Granero estimó que la rehabilitación total rondaría los cuatro millones de euros.

Tras una visita a las obras -a la que también acudieron el delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, y los concejales de Urbanismo, Manuel Rey, y la de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro- el arquitecto señaló a los medios que el viernes entregará a la Archidiócesis el anteproyecto para la recuperación total del templo del siglo XIV. Paso previo al proyecto completo que estará "totalmente diseñado a final de año", tras lo que se podrían iniciar los trabajos. "Mientras antes se empiece, mejor para todos, pues en un edificio que precisa restauración el paso del tiempo lo que hace es degradarlo, y ya ha habido sorpresas desagradables cuando se han levantado las cubiertas preventivas de chapa que se pusieron en 2006, pues todas las maderas estaban mucho más dañadas", dijo a los periodistas.

De hecho, destacó que el muro de entrada a la iglesia está "desplazado unos 60 centímetros" y que el mal estado del edificio es tal que "se ha empezado la casa por el tejado, pero era lo previsto y necesario porque, si no, se hubiera hundido completamente por su estado de ruina total". De ahí, la importancia de que las obras continúen cuando en el último trimestre del año se termine con las cubiertas.

El templo está en la actualidad completamente apuntalado por dentro, para evitar cualquier desplome, por lo que no se volverá a abrir al culto hasta que no esté completamente restaurado. Una fecha que el arquitecto no ha sabido precisar, pues "una vez que comiencen las obras el plazo será de unos 18 o 20 meses, pero no sabemos cuándo comenzarán los trabajos".

Hasta ahora se ha actuado en una zona de 841 metros cuadrados, con un coste de 807.000 euros, que han sido aportados a medias entre Urbanismo y la Consejería de Cultura. El arquitecto dijo que para la restauración de las cubiertas mudéjares se ha trabajado "con las nuevas tecnologías pero utilizando el diálogo con el edificio y siendo amable con él", hasta el punto de que él ha ido "diciéndonos lo que iba necesitando".

  • 1