Local

Sin rastro de Marta el primer día de búsqueda en el descampado sañalado por la familia

El juez accede a que la Policía rastree un descampado de Camas donde no se han hallado indicios.

el 13 feb 2012 / 09:23 h.

TAGS:

La zona que el abuelo de Marta indicó está situada entre la localidad de Camas y Castilleja de Guzmán, en el paraje conocido como la Ruta del Agua.

Media docena de policías a caballo, agentes con trajes aislantes para descender al interior de pozos y colectores, el grupo de operaciones especiales... Camas se volvió a llenar ayer de policías nacionales que buscaban pistas que lleven hasta Marta del Castillo, y de medios de comunicación que desde primera hora ofrecieron imágenes del nuevo rastreo. Los agentes peinaron un solar entre Camas y Castilleja de Guzmán situado a un kilómetro de donde vivía Miguel Carcaño cuando mató a Marta, el 24 de enero de 2009. El juez del caso accedió a realizar una primera inspección ocular de la zona marcada por la familia de la joven, en la que la Policía no cree que pueda estar el cadáver porque ningún indicio apunta al lugar, antes de "destinar recursos públicos en operativos de búsqueda sin un mínimo respaldo indiciario".

La Policía llegó sobre las nueve de la mañana a Camas, al paraje conocido como Ruta del Agua, aunque estaba alertada desde el viernes y había preparado un operativo especial de entre 60 y 70 policías, incluidas varias furgonetas de antidisturbios que esta vez no hicieron tanta falta como en las búsquedas anteriores, porque apenas se arremolinaron curiosos.

Esta vez, sin embargo, no se alertó al alcalde de Camas, Rafael Recio, que ayer mostró su disgusto por que la nueva Delegación del Gobierno no hubiera contactado con él para coordinar esfuerzos como en las anteriores ocasiones.La Policía calcula que el descampado mide "de tres a cinco kilómetros cuadrados" y en "una semana" se habrá mirado cada recoveco del reseco terreno, atravesado por un arroyo que ayer provocó la caída del caballo de un agente, al hacer el animal un extraño ante el agua.

El juez instructor, Francisco de Asís Molina, emitió oficialmente a primera hora de la mañana el auto que ordenaba una "inspección ocular técnico policial" del paraje, con los "medios propios de la Policía Nacional que sean necesarios". Esto supone que en esta nueva búsqueda no se van a utilizar en principio maquinas excavadoras ni otras herramientas, pues son medios de los que no dispone la Policía y que sería necesarios alquilar, a menos que se encuentren indicios de que el cuerpo de Marta pueda estar allí.

El alquiler de maquinaria es lo que elevó a 616.000 euros el coste de las anteriores búsquedas en el río Guadalquivir, el vertedero de basuras y dos zonas de Camas más cercanas al entonces domicilio de Miguel Carcaño. La diferencia es que, mientras que entonces se buscó en lugares donde los acusados aseguraron haber arrojado el cadáver de la joven al confesar ante la Policía o el juez, nada señala al sitio actual salvo las sospechas de la familia por su cercanía a la casa de Miguel.

Esta nueva zona fue marcada por el abuelo de la joven, José Antonio Casanueva, tras una llamada anónima alertándole de la posibilidad de que Marta hubiera sido arrojada en ese paraje de difícil acceso. Allí, el abuelo localizó una manta de matrimonio, "imitación de Pierre Cardin", que entregó a la Policía Científica. El juez recuerda que "no se encontraron restos orgánicos" ni sangre, por lo que considera que, "fallido el único indicio", "no existiría en este momento un motivo razonable para emprender obras de excavación y movimientos de tierra".

De hecho, la Policía le remitió un informe en el que descartaba la posibilidad de levantar la zona más allá de un rastreo en superficie. El instructor solicitó a la Fiscalía su parecer, contestando el pasado jueves que "no se oponía" a un rastreo realizado exclusivamente con los medios policiales. Ayer, en su auto el juez reconocía que "cualquier actuación estaría amparada siempre por el natural anhelo y esperanza de encontrar a su hija por parte de unos padres destrozados por el sufrimiento", pero "no sería admisible rebasar el ámbito de lo razonable a la hora de destinar recursos públicos en operativos de búsqueda sin un mínimo respaldo indiciario".

Aun así y con la intención de "agotar todas las posibilidades" ordenó este rastreo, destacando además el trabajo policial que para encontrar a Marta ha investigado hasta las hipótesis "más inverosímiles".


  • 1