viernes, 19 abril 2019
16:11
, última actualización
Local

Sin receta para las capitales

La salud del PSOE en las capitales es delicada. Los congresos locales abren un panorama preocupante a dos años de la próxima cita electoral. Después de que seis de los candidatos en las municipales estén retirados de la primera línea, las agrupaciones locales están inmersas en absurdas guerras y carecen de liderazgos sólidos.

el 15 sep 2009 / 17:21 h.

TAGS:

La salud del PSOE en las capitales es delicada. Los congresos locales abren un panorama preocupante a dos años de la próxima cita electoral. Después de que seis de los candidatos en las municipales estén retirados de la primera línea, las agrupaciones locales están inmersas en absurdas guerras y carecen de liderazgos sólidos.

En Granada hasta cuatro candidatos, con un apoyo de unos 100 militantes cada uno, se disputaron ayer la secretaría local en un congreso abierto. Ganó, con 192 votos de los 500 emitidos, José María Rueda. La ejecutiva regional del PSOE apunta a que el lugar era para Javier Torres Vela, que abandonó la política en verano. El patio está revuelto en un capital donde el PP goza desde 2003 de una cómoda mayoría.

En Huelva la disputa por la secretaría local llevó a la candidata Manuela Parralo a retirarse. La alcaldable quería el control del partido, cuyo flamante secretario local es Manuel Alfonso Jiménez. En Cádiz Federico Pérez Peralta revalidó su puesto frente a otros dos candidatos. Votaron la mitad de los militantes (344). Auguró, sin candidato, la recuperación de una alcaldía que ocupa sin discusión la popular Teófila Martínez por cuatro mandatos (en 2011 hará 16 años).

También habrá al menos dos aspirantes a la secretaría local de Almería. Aunque es el presidente de la Diputación, Juan Carlos Usero, el que cuenta con más apoyo, el sector crítico dará ruido. El PSOE da por hecho que el candidato a la capital en 2007, José Antonio Amate, no repetirá. Sólo el patio está tranquilo en Jaén, donde la alcaldesa, Carmen Peñalver, ocupa la secretaría local.

Mientras, el PP se puso a engrasar su maquinaria al día siguiente de perder las elecciones autonómicas. Los populares sí aprovecharán sus congresos locales para renovar rostros donde perdieron y poner al frente a sus candidatos en 2011. El método Arenas, que mutila el debate interno y elige a dedo a quienes se aúpan al poder, así lo permite.

Desde la ejecutiva regional del PSOE aseguran que no están interviniendo "en nada" en los congresos locales, que no están preocupados y que "para nada" quien se aúpe al poder orgánico en las capitales tiene por qué ser candidato en 2011. Exhiben como muestra de buena salud democrática estos pulsos internos.

Y todavía quedan por librar las guerras más dolorosas: Sevilla y Málaga. En estas dos ciudades y en Córdoba los congresos están parados a la espera del nuevo funcionamiento impuesto desde Ferraz, que desvestirá de poder a las agrupaciones de los barrios para depositarlo en una única agrupación municipal. En el resto de capitales andaluzas ya se puso en marcha hace años ese sistema.

La ejecutiva federal está trabajando en el nuevo reglamento interno que, según fuentes del PSOE, estará listo a principios de año. Después deberá reorganizarse el partido en estas tres capitales, aunque la ejecutiva regional aprovechará para "hacer ajustes" en todas. Acto seguido, el PSOE-A definirá su estrategia en una Conferencia Municipal.

El problema, admite un dirigente, es que no acaban de "dar con la tecla" para remontar en las capitales. "Los candidatos se han retirado en Granada y Huelva. ¿Y qué? En Málaga y Cádiz resistieron en la oposición y nada", reconocen. Y la nueva organización interna para las grandes ciudades tampoco promete ser la panacea porque ya rige en cuatro capitales donde el PSOE no gobierna.

El hecho de que los socialistas lleven muchos años barriendo en las autonómicas y sin ganar en las capitales ha demostrado que "no pasa nada" y eso relaja, admiten fuentes del partido.

El PSOE federal está pendiente. Sobre todo de Málaga y Sevilla, donde el nacimiento de agrupaciones locales fuertes que pueden ejercer un contrapoder a las direcciones provinciales es una bomba. El equipo de Zapatero no quitará ojo a la capital sevillana porque temen el efecto dominó de perder un ayuntamiento que es "un emblema". En Málaga, donde el PSOE está en la oposición, no hay candidato. En Sevilla si repetirá Alfredo Sánchez Monteseirín en 2011 es aún una incógnita. Nadie quiere aún abrir el melón. "Es algo que hay que administrar con mucho cuidado", advierten. "Si el alcalde tiene que salir lo hará con puente de plata", recalcan. La guerra en las capitales dará más capítulos.

  • 1