Local

Sinde busca ahora una ley de descargas que agrade a todos

La ministra de Cultura asegura que no dimitirá, a pesar de la petición del PP.

el 22 dic 2010 / 19:35 h.

TAGS:

Un Policía revisa un ordenador de los detenidos ayer acusados de descargar películas.
La resaca del rechazo de la ley Sinde en el Congreso dejó ayer varios mensajes claros: que la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, no dimitirá y que el Gobierno buscará ahora una nueva fórmula que contente a todos los grupos políticos.


Además, en el día después de que la Comisión de Cultura tumbara la ley antidescargas, fuentes parlamentarias del PSOE y del PP confirmaron a Efe las negociaciones de última hora entre ambos partidos para salvar la normativa antidescargas. Este acercamiento no fructiferó por las discrepancias existentes en torno al canon digital.
Las reacciones al fracaso de la ley antidescargas tampoco se hicieron esperar en la Embajada de Estados Unidos que, si bien ha valorado "los esfuerzos" del Gobierno y la ministra de Cultura, exigió "hacer algo más" para acabar con la piratería en España.

La lucha seguirá encabezada por la ministra de Cultura, a pesar de la petición de dimisión llegada desde el PP. "No, no he pensado en dimitir", contestó González-Sinde. Además, la titular de Cultura afirmó que trabajará por establecer "un modelo que satisfaga a todos", y consideró que los grupos políticos "están de acuerdo en encontrar una fórmula para compatibilizar los derechos de todos en la red".

El objetivo del Gobierno sigue siendo el mismo, encontrar un marco "que permita a los usuarios disponer de contenidos legales en la red a precios asequibles y que no persiga ni criminalice a los usuarios". González-Sinde añadió que los creadores son conscientes de que su futuro y su presente depende absolutamente de que haya unas reglas del juego "justas y equitativas" en la red. De lo contrario, "poco a poco perderemos patrimonio cultural, se dejarán de hacer inversiones y sólo tendremos una cultura de amateur".

En este sentido, el presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Teddy Bautista, aseguró que "los principales perjudicados" por el rechazo a la ley no serán los "hombres y mujeres de la cultura", sino "la ciudadanía, que se verá privada a medio y largo plazo de un rico acervo cultural". Bautista reclamó "explicaciones serenas y respetuosas, pero firmes y argumentadas, de por qué nos quieren privar de unos derechos que están siendo reconocidos en la mayoría de países de nuestro entorno, convirtiendo a España en una anomalía inexplicable".

Redes sociales. Menos belicosas que en jornadas anteriores, las redes sociales seguían celebrando el rechazo político a la norma, al tiempo que algunos internautas reclamaban la dimisión de la ministra de Cultura. Tampoco se libró de las recriminaciones el diputado socialista Rafael Simancas que, en un artículo de El País, escribió: "Tras el asalto cotidiano a la propiedad de la industria del cine, no se acaba de comprender por qué nadie plantea el asalto al Mercadona o a Zara".

Estas declaraciones no pasaron desapercibidas en Twitter. "Hay que tener mucha cara, ser muy malvado y probablemente algo tonto para mentir como miente Rafael Simancas", afirmaba un usuario de la red.

Asimismo, las distribuidoras de cine Alta Films, Karma y Cameo reabrieron sus portales, tras apagar ayer sus páginas web como protesta. Sólo Versus Entertainment decidió mantener su reivindicación: "Esta distribuidora desaparecerá y 10 personas se irán a la calle en breve si no se aprueba con urgencia una ley que nos proteja contra las descargas ilegales y la piratería", rezaba un mensaje en su portal.

Por contra, en la web de la Asociación de Internautas celebraban que "la voluntad de la ciudadanía ha terminado de imponerse a las presiones de lobbies, embajadas y gobiernos extranjeros sobre nuestros representantes", y proclamaban que "la sociedad española ha dicho alto y claro al gobierno que no quiere la Ley Sinde".

  • 1