Economía

Sindicatos amagan con un caos aeroportuario en Semana Santa

La huelga, que amenazan con extenderla hasta el verano, es contra la privatización

el 26 feb 2011 / 11:51 h.

Miles de trabajadores de AENA se manifestaron ayer por las calles de Madrid en protesta por los planes de privatización.

Miles de empleados de AENA de todo el país se manifestaron ayer en Madrid contra la privatización y anunciaron, además, una huelga en los aeropuertos a partir de Semana Santa y durante el verano, periodo que incluye las elecciones del 22 de mayo.

El secretario general de la sección sindical de CCOO de AENA, César Revuelta, dijo que la huelga sería a partir de Semana Santa y "hasta que el Gobierno rectifique", al tiempo que añadió que el Ejecutivo "ha tenido su tiempo de negociación y lo ha desperdiciado".

Por su parte, la secretaria general adjunta de USO-AENA, Bibiana de Sans, reconoció que "no es un buen momento" para hacer ese tipo de protestas, aunque aseguró que los trabajadores del gestor aeroportuario lucharán por sus puestos de trabajo "hasta que sea necesario".

En este sentido, el secretario de Relaciones Institucionales de UGT-AENA, Raúl Gómez Alonso, responsabilizó al Gobierno de la huelga anunciada y pidió perdón por adelantado "a aquellos que se verán afectados por los conflictos que se avecinan", así como por "el daño que se puede hacer a la imagen de España", aunque defendió que quien de verdad debería disculparse por ello son el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y José Blanco, titular de Fomento.

"Son ellos los responsables de lo que vaya a pasar", relató el sindicalista, quien recordó que han hecho "un esfuerzo" hasta el último momento para alcanzar un acuerdo.
Precisamente el ministro fue ayer uno de los protagonistas de las consignas de los 6.000 manifestantes, según los convocantes, que recorrieron las calles madrileñas con gritos como Así gobierna Blanco, por decreto como Franco, Zapatero dimisión o Si esto no se arregla, huelga, huelga, huelga.

Bajo el lema No a la venta de aeropuertos. Por una AENA pública, los sindicatos CCOO, UGT y USO, que representan a 12.500 trabajadores de la plantilla de la compañía pública -excluidos los controladores-, relataron los motivos que les habían llevado a manifestarse.

Así, coincidieron en acusar al Ejecutivo central de "mentir" a la ciudadanía y al Parlamento y de estar "al servicio de los intereses empresariales", pues aseguraron que el gestor público no es deficitario y "no cuesta un duro a los ciudadanos" al no correr a costa de los Presupuestos Generales del Estado.

Además, alertaron acerca de la pérdida de seguridad que puede ocasionar la concesión de los aeropuertos a empresas privadas, cuyo principal objetivo es el beneficio. "¿Preferís que os atienda el servicio de bomberos más barato o el más profesional?", se preguntó De Sans, quien también apuntó la "pérdida de cohesión territorial" y la "subida de las tasas" que ello va a suponer.

En la misma línea se pronunció Raúl Gómez. "Blanco y Zapatero serán los únicos responsables de jugar con vidas humanas con este disparate de modelo", con el que se externalizarán "servicios esenciales". En su opinión, el "Gobierno sólo quiere hacer caja".

Por último, los sindicatos advertieron de que el nuevo modelo que se quiere implantar pone en riesgo los empleos y, además, los aeropuertos deficitarios "tendrán las horas contadas".

La respuesta. El director general de Aeropuertos Españoles de Aena, Javier Marín, replicó ayer que las huelgas anunciadas en todos los aeropuertos y torres de control "no serán necesarias", ya que espera alcanzar pronto un acuerdo con los sindicatos respecto a la privatización.

Marín, en este sentido, resaltó que las negociaciones con los representantes sindicales "continúan abiertas", y ello pese a que éstos las dieron por rotas el viernes pasado al entender que eran "una tomadura de pelo".

Marín insistió en que "no será necesario" llegar a la huelga, pues el objetivo de la empresa es "mantener las condicionales laborales" de la plantilla. Recordó, en cualquier caso, que el cambio de modelo se debe abordar para "estar preparados ante los retos del futuro". "Los derechos individuales, como los salarios o la antigüedad, están garantizados", sentenció.

Rubalcaba confía en el «diálogo»

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, confió ayer en que "se resuelva por la vía del diálogo" la coyuntura de "preocupación" que existe entre los sindicatos de AENA. Rubalcaba señaló que le consta que el ministro de Fomento, José Blanco, está "dispuesto a dialogar". Por su parte, el director de general de Aeropuertos Españoles de AENA, Javier Marín, dijo que ésta seguirá siendo "una empresa viable con algo de capital privado" pero bajo control del Estado y recordó que, en caso de huelga, siempre habrá servicios mínimos.

Un proceso ya iniciado. El Consejo de Ministros aprobó el viernes la creación de AENA Aeropuertos. Arrancaba así la privatización parcial de AENA, que concluirá con la venta al capital privado de hasta el 49% del ente y la concesión de los dos principales aeropuertos de la red, Barajas y El Prat.

Trece torres (Alicante, Valencia, Sabadel, Ibiza, Jerez, Sevilla, Melilla, Lanzarote, Fuerteventura, La Palma, La Coruña, Vigo y Cuatro Vientos) se liberalizarán a final de abril. A partir de 2012, el resto. El control de tráfico pasará a empresas privadas, pero el de aproximación y ruta seguirá en manos del gestor público.

  • 1