Local

Siria ofrece una amnistía que incluye a opositores capturados

Bashar el Assad sacará de la cárcel a 10.000 detenidos después de los últimos disturbios y a los ilegalizados Hermanos Musulmanes

el 21 jun 2011 / 20:16 h.

TAGS:

Un cámara saca imágenes de una fosa común.

El régimen sirio busca ganar credibilidad ante la comunidad internacional y, tras un discurso ofrecido el domingo en el que el presidente, Bashar el Assad, relacionó las protestas masivas de sus ciudadanos con un complot internacional, ayer ofreció una amnistía a los opositores.

El requisito para salir de las cárceles del régimen es que los "actos criminales" hayan sido cometidos antes del 20 de junio. La amnistía de Damasco incluye a los detenidos durante las manifestaciones antigubernamentales de las dos últimas semanas, informó ayer la agencia de noticias oficial siria, Sana.

En un comunicado enviado a Sana, el ministro de Justicia, Tayseer Qala Awwad, ha precisado que el decreto promulgado ayer por el presidente concede una amnistía total a quienes padecen una enfermedad terminal, excepto si han sido sentenciados por contrabando de armas y de drogas, y perdona la condena en su totalidad a las personas castigadas por drogadicción y otros delitos menores relacionados con las drogas. El ministro ha indicado que en la amnistía no están incluidas aquellas personas que hayan cometido "los delitos más graves contra individuos o contra la sociedad". Sin embargo, los presos políticos, entre ellos los miembros encarcelados de la organización Hermanos Musulmanes , ilegalizada en Siria, se beneficiarán de la medida, según la agencia de noticias rusa Ria Nóvosti.

Esta amnistía es la segunda de este tipo que concede el Gobierno en las tres últimas semanas. Con la primera, las autoridades pusieron en libertad a cientos de presos políticos, pero las organizaciones de derechos humanos afirman que aún hay varios miles más en las cárceles del país.

Al Assad dijo el lunes que iba a pedir al Ministerio de Justicia que estudiase la posibilidad de anunciar una amnistía más amplia porque pensaba que para muchos la primera amnistía "no fue satisfactoria" y existía "el deseo de una segunda amnistía más inclusiva".

Los grupos de derechos humanos han denunciado no obstante que el régimen intensificó la represión de los manifestantes antigubernamentales tras la primera amnistía, anunciada el pasado 31 de mayo, y que cientos de personas fueron arrestadas.

Esas organizaciones cifran en al menos 1.300 los civiles que han muerto durante la represión gubernamental de las protestas contra Al Assad y en unas 10.000 los detenidos desde marzo.

Las autoridades sirias además aceptan mejorar el acceso del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Media Luna Árabe Siria a las zonas del país afectadas por los disturbios, informó ayer el presidente del CICR, Jakob Kellenberger, que se reunió en Damasco con el primer ministro y el ministro de Asuntos Exteriores sirios, Adel Safar y Walid Muallem.

Durante las conversaciones, Kellenberger  insistió en la importancia de que el CICR goce de un acceso sin restricciones a las zonas y las personas afectadas por los disturbios. "Las conversaciones se centraron exclusivamente en cuestiones humanitarias", aseguró. Además, Kellenberg solicitó que se permita a los delegados del CICR visitar a los detenidos. Entretanto, el presidente de los EEUU, Barack Obama, y el de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, insistieron a El Assad que debe abordar reformas democráticas.

  • 1