viernes, 24 mayo 2019
16:01
, última actualización
Cofradías

Sol para la Virgen de las Angustias

el 04 abr 2012 / 19:04 h.

Detalle de la Virgen de las Angustias.

La Semana Santa de 1937 fue una de las más convulsas de la historia. Tras los dramáticos sucesos de 1936, y concluida la Guerra Civil en Sevilla, aquel año muchas hermandades se vieron obligadas a compartir pasos y enseres para poder efectuar sus salidas.

Los Gitanos efectuó su estación de penitencia desde Santa Catalina (sede provisional debido al incendio que un año atrás había sufrido San Román). Y lo hizo únicamente con el paso de palio, en la ocasión que supuso el estreno de la Dolorosa tallada por Fernández-Andes, uno de los grandes desconocidos de la imaginería sevillana. 75 años han pasado desde entonces, los mismos que esta próxima madrugada conmemora en la calle la hermandad de Los Gitanos.

"La llegada de la Virgen se produjo en tiempos de oscuridad, en medio del sufrimiento, la muerte y la pobreza. Por muy mal que creamos estar ahora, nada de lo que hoy ocurre, aun con la gravedad que reconocemos a la situación actual, es comparable a aquellos años", opina José Manuel García, secretario de la cofradía. "Aquella mañana de marzo de hace 75 años se forjó una Nueva Alianza particular para la Hermandad de Los Gitanos de la que la Virgen de las Angustias era el Arca preciosa que la contenía. Una imagen que se completaría al año siguiente con la llegada de la nueva imagen del Señor de la Salud", concluye este hermano.

No es época de fastos y cualquier actuación ostentosa podría estar fuera de lugar en el marco actual. Por eso, estos primeros 75 años al lado de la Virgen se han celebrado con cultos internos y, esta próxima madrugada, con una significativa y simbólica variación en el que viene siendo el recorrido tradicional de la corporación. Pasarán a la ida ante el Palacio de Dueñas, transitarán por Escuelas Pías, Gerona y Doña María Coronel.

A la vuelta, su recorrido se modifica entre Almirante Apodaca y la calle Gallos, recuperando su paso ante San Román -antigua sede- y pasando también por la muy significativa calle Sol, que otrora fue uno de los lugares más hermosos, por su angostura, donde contemplar la cofradía. Todavía tendrá por delante la hermandad la celebración de los actos conmemorativos del 25 aniversario de la coronación de la Dolorosa. Será en 2013. Antes, y si el cielo lo permite, la Virgen de las Angustias será mecida en su palio celebrando cómo varias generaciones han crecido ya a su abrigo. Aquel gozo inicial de su inauguración significó el punto de partida de una relación eterna con cientos de almas.

  • 1