miércoles, 24 abril 2019
08:00
, última actualización
Cultura

“El teatro exige compromiso, es más fácil leer la filosofía indie de Belén Esteban”

Daniel Freire y Miguel Ángel Solá protagnizan ‘El veneno del teatro’ en el Lope. Mario Gas desvela “los mecanismos que usa el poder para engañarnos”. La obra estará en cartel desde hoy hasta el domingo y hay entradas desde cuatro hasta 21 euros

el 08 ene 2014 / 15:24 h.

elvenenoJME0002 El público es incapaz de ir al teatro a conmoverse, porque ya está conmovido con la dura realidad que atraviesa, pero sí se compra un libro de Belén Esteban y lee, lee y lee su filosofía, digamos indie”. Así se refería ayer a la situación que atraviesa la cultura el actor argentino Miguel Ángel Solá, quien entiende el teatro como un arte comprometido que “exige compromiso al espectador”. Eso es precisamente lo que pretende su obra, El veneno del teatro, que protagoniza junto a su compatriota Daniel Freire, y que podrá verse desde hoy en el Lope de Vega. El dramaturgo Mario_Gas dirige esta pieza, escrita por Rodolfo Sirera y versionada por José María Rodríguez Méndez, que ha sido estrenada ya en ocho países y que aborda “los mecanismos que usa el poder para engañarnos” y que, en ocasiones, rozan la tortura. La obra, que aborda las relaciones con el poder, narra el encuentro entre un ingenuo actor llamado Gabriel Beaumont –encarnado por Daniel Freire–, que recibe un encargo de un extravagante marqués –Solᖠpara que interprete un espectáculo que él mismo ha creado. Pero Beaumont pronto comprobará que todo forma parte de un cruel experimento sobre la realidad y la interpretación. “Ambos protagonizan un juego perverso entre dos personajes, en el que uno conoce las reglas y otro las desconoce y, pese a eso, cree ingenuamente que aún puede ganar”, expuso Freire ayer en la rueda de prensa. “Es un texto muy adecuado a los tiempos que vivimos, aunque en general la gente prefiere más el pasatiempo, estar distraído mientras nos meten la mano en el bolsillo._Es mejor eso y no darse cuenta de lo que están haciendo con vos, porque de lo contrario tendrías que matar”, añadió Solá, para quien El veneno del teatro muestra cómo los poderosos “aprietan una y otra vez a los hombres para experimentar y ver cuánto más es capaz de aguantar una persona”. A su juicio, esta obra “requiere del espectador una participación intelectual y un compromiso emocional muy fuerte, porque llega a presenciar una tortura”. “Una vez que termina la función no se mueve nada. El público queda golpeado, porque no sabe qué es lo que va a aplaudir”. En cuanto al trabajo preparatorio con Mario Gas, destacaron que el dramaturgo “marcó una puesta en escena simple, sin más elementos de los que planteaba el texto” y que, a la hora de construir los personajes, cada uno, actores y director, aportaron su visión, “que no tiene que ser la misma”. La gira de esta obra, que ambos intérpretes califican de “salvaje y políticamente incorrecta”, está llegando a su fin. En su opinión, “ha funcionado bien, aunque no ha sido como las de antes”. “Ahora el teatro se ha reducido muchísimo y han desaparecido muchas compañías, porque los ayuntamientos no tienen dinero y la gente está acostumbrada a pagar unos precios muy bajos por ir al teatro, lo que hace casi imposible ir a taquilla”, explica Solá. Pese a todo, están satisfechos y confían en llenar a su paso por_Sevilla. El veneno del teatro estará en cartel desde hoy hasta el domingo a las 20.30 horas, excepto el último día, que será a las 19.30. Los precios de las entradas oscilan entre los cuatro y los 21 euros, y pueden adquirirse en taquillas y www.generaltickets.com.

  • 1