Local

Solbes pasa a dirigir una fundación ‘europeísta’

El ex vicepresidente económico del Gobierno gestionará la fundación Fride

el 11 nov 2009 / 21:31 h.

TAGS:

El ex ministro de Economía Pedro Solbes asumió ayer la gestión de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (Fride), una institución en la que pretende "pensar sin ningún tipo de restricción" frente a las que tenía en su cargo en el Gobierno.

 

Solbes fue presentado ayer como presidente del Consejo de Dirección de Fride, laboratorio de ideas europeo creado y con sede en Madrid que entre otras cosas organizó la cumbre en la que se gestó el Club de Madrid, del que forman parte más de setenta ex jefes de Estado y de Gobierno.

Desde esta institución, Solbes, europeísta convencido, espera "sacudir un poco" ese europeísmo tanto en el continente como dentro de España, donde en su opinión se corre el riesgo de olvidar la importancia de estar en la UE o el hecho de que puedan surgir "fuerzas contrarias".

El antecesor de Elena Salgado, relevado de su cargo en plena crisis, ha optado por este nuevo puesto mucho más político y centrado en las relaciones exteriores y la ayuda al desarrollo, porque tras 42 años de servicio público ha querido hacer algo en el seno de la sociedad civil que cree que le resultará "enormemente atractivo" e incluso "divertido".

La opción de entrar en el ámbito empresarial, admitió, podría haber sido también buena, pero además de incompatible no era la que más le apetecía en este momento, según confesó.

Solbes apenas quiso responder a las numerosas cuestiones sobre política económica que se le hicieron, aunque aseguró que a partir de ahora podrá pensar sin restricciones y expresar con más libertad estas ideas.

Incluso ironizó sobre su bajo tono de voz y aseguró que a partir de ahora puede que no hable más alto, pero si que hablará "más claro".

En sus primeras palabras como presidente de Fride, Solbes señaló que Europa tiene que "definirse" y decidir qué papel quiere jugar en el mundo, un reto en el que esta fundación quiere participar.

Este debate es, si cabe, más importante ahora debido a la crisis económica, que va a cambiar las posiciones relativas de los distintos países.

Por eso, añadió, hay que decidir cuál será el futuro del euro como instrumento esencial no sólo económicamente, sino también políticamente, y hay que pensar en otros instrumentos no menos importantes como la ayuda al desarrollo o la lucha contra el cambio climático.

También consideró que Europa debe definir sus propios límites, y aunque dijo no ser contrario a la entrada de Turquía recordó que la integración de este país "cambia la naturaleza de la Unión Europea", lo que no debe interpretarse como un análisis negativo porque "hay que adaptarse a la historia" y no pensar sólo en la "vieja Europa".

Además recordó que la entrada de numerosos países en la UE ha sido el mejor ejemplo de que se puede pasar a una economía de mercado y a la democracia plena pacífica y gradualmente.

Pedro Solbes también hizo una advertencia sobre el Tratado de Lisboa, que en su opinión es muy complejo y plantea "importantes interrogantes", y más tarde explicó que se tiene que definir bien "cuál es el papel y el trabajo de cada uno" en la nueva estructura política de la UE.

 

  • 1