Local

Soldados de Israel admiten la brutalidad de sus ataques

Una veintena de soldados israelíes que participaron en la última ofensiva en Gaza denunciaron la brutalidad de la fuerza militar empleada, la no distinción entre combatientes y civiles y la ausencia total de restricciones a la hora de disparar.

el 16 sep 2009 / 05:45 h.

TAGS:

Una veintena de soldados israelíes que participaron en la última ofensiva en Gaza denunciaron la brutalidad de la fuerza militar empleada, la no distinción entre combatientes y civiles y la ausencia total de restricciones a la hora de disparar.

La ONG israelí Rompiendo el Silencio difundió ayer los testimonios de 26 soldados que participaron en la operación Plomo Fundido -entre el 27 de diciembre y el 18 de enero y en la que murieron 1.400 palestinos, en su mayoría civiles-, para abrir un debate sobre el comportamiento del Ejército. "En Gaza se impuso, ante todo, que las tropas no corriesen absolutamente ningún riesgo", explicó a Efe el director de ésta organización, Yehuda Shaul, un militar en la reserva para quien lo ocurrido debe interpretarse a la luz de la derrota israelí en el sur del Líbano en 2006.

Shaul destacó que los testimonios recogen la ausencia total de reglas para el combate, lo que derivó en una libertad absoluta de muchos soldados para disparar a cualquier palestino, civil o no. "No había límites. Todo el que hubiese ahí era enemigo", explica Shaul, que añade que las instrucciones en muchos casos fueron: "Entrad y disparad contra todo".

Uno de los soldados que hizo público su testimonio de forma anónima corrobora que "las normas eran: dispara si te apetece", y añade que los mandos "repetían todo el tiempo que esto es la guerra y que en la guerra no hay restricciones para abrir fuego".

Otro militar israelí aseguró: "No había que tener ninguna consideración hacia los civiles, disparábamos a todo el que viésemos. Se nos repetía desde los mandos que las consideraciones humanitarias no tenían cabida en el ataque a la franja de Gaza: No dejéis que la moralidad sea un problema. Dejad las pesadillas para luego y ahora simplemente disparad", explicó el soldado.

  • 1