Economía

Soler arbitra más ayudas de auxilio a firmas sin liquidez

Se amplían las actuales y se crea una nueva línea con hasta medio millón para financiar el circulante de las empresas.

el 11 feb 2010 / 21:11 h.

Subvenciones rescate. La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa prorrogará hasta finales de año la orden de ayudas a empresas viables aunque con dificultades coyunturales. Serán 26 millones de euros más, que se sumarán a los 115 millones desembolsados por el programa desde su puesta en marcha en 2008.

En comparecencia parlamentaria a petición del grupo popular, el consejero, Martín Soler, explicó que la prórroga incluirá una nueva línea de ayudas -que se instrumentalizarán bajo la forma de aval sobre un préstamo a pagar en tres años- destinadas a aquellas empresas que, sin encontrarse en situación de crisis, presenten problemas de circulante que les impida o dificulte atender sus obligaciones.

El acceso a esa nueva línea será incompatible con el de las dos existentes destinadas al salvamento de empresas en crisis (a través de préstamos y avales) o a la reestructuración de las mismas (mediante avales, préstamos o ayudas a fondo perdido).

Soler también indicó que las nuevas ayudas dedicadas a la financiación del circulante de las empresas con escasez de liquidez -debido al cierre del grifo del crédito por parte de la banca- estarán dotadas de un máximo de 500.000 euros para cada una de las entidades receptoras.

El consejero realizó un balance del programa, desde su inicio en 2008, y señaló que se han aprobado 115,6 millones de euros en este tipo de auxilio para 161 empresas con 9.000 empleados en total, de las cuales sólo una ha abandonado su actividad.

En relación a las solicitudes ya tramitadas o ahora en trámite, un 8% se adscribe al sector agroalimentario, un 20%, al de la construcción, un 27%, al de la industria, y, por último, un 44%, a los servicios.

El consejero se comprometió a que la resolución de las solicitudes esté en el plazo de un mes si son para salvamento y dos en el caso de las reestructuraciones. "Ni somos un banco, ni una entidad financiera y no queremos suplir su papel", dijo Soler, que vio igualmente necesaria la articulación de medidas de este tipo para el mantenimiento del tejido y garantizar el "máximo aprovechamiento de los incentivos para alcanzar la plena convergencia con Europa".

Y dejó claro que se trata de ayudas "excepcionales y coyunturales" dirigidas a compañías con un problema puntual, como los impagos a los proveedores o la bajada del mercado, pero "no por un mal producto o un servicio", detalló.

CRÍTICAS POPULARES. Por su parte, el diputado del grupo parlamentario popular Jorge Ramos Aznar pidió a Martín Soler información "detallada" sobre las ayudas y sobre si han servido para financiar expedientes de regulación de empleo (ERE), "aunque sean temporales".

"No estamos hablando de salvaguardar empresas y empleos, sino de un camino intermedio, con trampas para aliviar a algunas empresas de sus plantillas", añadió el diputado del PP, quien aseguró que sería un "escándalo" que esos avales y subvenciones sirvieran para financiar el abandono temporal de los puestos de trabajo.

  • 1