domingo, 17 febrero 2019
13:08
, última actualización
Local

Solicitan un año de libertad vigilada a nueve estudiantes por amenazar a un compañero

el 22 may 2010 / 10:52 h.

TAGS:

La Fiscalía de Menores de Sevilla ha pedido penas de entre un año de libertad vigilada y cien horas de trabajos comunitarios para nueve jóvenes de 16 y 17 años, acusados de conseguir 970 euros de un compañero de instituto, al que vejaban, daban collejas y escupían en la ropa.


El escrito del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, señala que los acusados -ocho chicos y una chica- conocían desde hacía tiempo al denunciante, pero fundamentalmente en el periodo comprendido entre el 23 de febrero y el 4 de marzo de 2009, cuando los acusados tenían 15 y 16 años, se dedicaron a "humillar, insultar, vejar y escupir en la ropa" a la víctima.

Estas agresiones ocurrieron los fines de semana, cuando se veían los jóvenes, ocasión en la que también lanzaban naranjas y daban patadas y collejas al denunciante.

El afectado, que era compañero de algunos de los acusados en un instituto del barrio sevillano de Triana, denunció a la Policía que bajo estas presiones sacó un total de 970 euros de la caja fuerte de su padre y entregó a los acusados cantidades que oscilan entre los 250 y 20 euros a cada uno.

Junto a la entrega del dinero, el fiscal imputa a los escolares haber amenazado de muerte al denunciante para que les invitase a cenar y, en el caso de la única chica acusada, haberle enviado mensajes por el móvil exigiéndole 500 euros, lo que no consiguió.

La víctima "continuaba saliendo y encontrándose con los denunciados porque carecía de amistades", sostiene la Fiscalía de Menores.

El fiscal califica los hechos como delitos contra la integridad moral y amenazas, por los que pide un año de libertad vigilada para dos de los escolares y entre 75 y 100 horas de trabajos en beneficio de la comunidad para los restantes.

En su escrito, precisa que los acusados pertenecen a familias normalizadas y estructuradas, si bien algunos presentan fracaso escolar y tienen unos padres con "estilo educativo permisivo" y "normas un poco flexibles" o bien "sobreprotectores".

La defensa ha señalado a Efe que los jóvenes niegan el delito, sostienen que el denunciante les dio el dinero voluntariamente y que les invitaba a sus consumiciones "porque no tenía amigos y como una forma de comprar voluntades".

El denunciante, según esta versión, presumía ante sus compañeros de tener la llave de la caja fuerte de su padre y no denunció los hechos hasta que éste descubrió que le habían estado sustrayendo dinero.

El Juzgado de Menores de Sevilla celebrará en los próximos meses una audiencia para ver los hechos, en los que el denunciante está personado como acusación particular, han precisado a Efe fuentes del caso.

  • 1