Local

Solicitan una orden de alejamiento contra el agresor del médico de Palmete

El servicio jurídico del sindicato CSI-F (antiguo CSI-CSIF) solicitó hoy como medida cautelar al Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla una orden de alejamiento contra el agresor del médico del centro de salud del barrio de Palmete.

el 16 sep 2009 / 06:10 h.

TAGS:

El servicio jurídico del sindicato CSI-F (antiguo CSI-CSIF) solicitó hoy como medida cautelar al Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla una orden de alejamiento contra el agresor del médico del centro de salud del barrio de Palmete.

Según argumenta el letrado de este sindicato en su solicitud, a la que ha tenido acceso Europa Press, la orden de alejamiento se sustenta "a fin de preservar la integridad física" del facultativo, identificado como Emilio T., además de "liberarle del acoso moral y físico que puede sufrir de persistir la actitud del denunciado".

El abogado de CSI-F, sindicato que se ha personado en la causa contra el presunto agresor y a cuya afiliación está suscrito el facultativo agredido, argumenta del mismo modo su solicitud en virtud a los hechos que han dado lugar a estas diligencias, "que pueden ser constitutivos de sendos delitos de amenazas, lesiones en grado de tentativa y/o atentado a la autoridad", recogidos en los artículos 147, 169 y 550 del Código Penal.

Del igual forma, el servicio jurídico de este sindicato invoca como factor de "riesgo" para el facultativo la "proximidad del agresor", ya que dicho médico presta servicio en el centro de salud de Palmete, una barriada de donde "es vecino y residente" el presunto agresor.

Ante estos hechos, el presidente del Sector Sanidad del sindicato CSI-F en Sevilla, Fernando Castelló, confió hoy que el juzgado de instrucción atienda ahora la orden de alejamiento. Castelló ya anunció a Europa Press el pasado miércoles que se personarían en este caso como acusación particular, al objeto de que estos hechos se juzguen como un delito de atentado contra la autoridad pública "y no como un simple juicio por faltas".

El mismo juzgado de instrucción también ha admitido a trámite la denuncia interpuesta por el Colegio de Médicos de Sevilla, cuyo presidente, Carlos González-Vilardell, compareció ayer en rueda de prensa para mostrar el apoyo de la entidad colegial, a la par que también confió que durante la instrucción de la causa los hechos puedan considerarse como delito de atentado contra la autoridad pública durante el ejercicio de sus funciones.

Tal y como ya explicó a Europa Press el propio galeno afectado, que se encuentra de baja laboral, los hechos se produjeron el pasado jueves, día 16, sobre las 14.00 horas, cuando un usuario solicitó "de forma urgente y en tono exigente" que le recetasen un fármaco, a lo que el galeno le conminó a que esperase al comienzo de la consulta, "ya que el medicamento solicitado no era urgente y aún estaba preparando la consulta, puesto que no hacía ni cinco minutos que acababa de entrar en mi turno y aún faltaba media hora para que comenzase la consulta", relató el propio médico.

Pese a ello, prosiguió este facultativo, "este usuario me insultó y empujó en varias ocasiones", motivo por el que llamó a la Policía Nacional. "Poco tiempo después, los padres de este usuario regresaron a la consulta, esta vez pidiéndome que fuese atendida de forma urgente la madre del mismo usuario, a lo que accedí, aunque a continuación me volvieron a exigir que les recetase el fármaco que me había pedido su hijo y que no denunciase el caso, bajo amenazas", concluyó.

  • 1