viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Local

Sólo el 17,5% de los alumnos es conflictivo

Los centros andaluces registran 255.000 faltas contra las normas de convivencia.

el 28 ene 2010 / 20:46 h.

TAGS:

Un profesor imparte clase en un instituto de Secundaria de Málaga.
"La conflictividad no es uno de los principales problemas del sistema escolar andaluz, donde la violencia es prácticamente residual". Así de rotunda fue ayer la consejera de Educación , Mar Moreno, al avanzar algunos datos del primer informe anual sobre convivencia en las aulas. Con los números en la mano, dijo, la imagen que se transmite dista mucho de la realidad.

En 2009, 191.194 alumnos se vieron involucrados en faltas leves o graves contra las normas de convivencia de los colegios, lo que supone el 17,5% del casi millón de escolares andaluces, si bien más de 90.000 fueron reincidentes. De las casi 255.000 faltas registradas por las direcciones de los centros -el 82% ya realizan ese seguimiento-, 4.311 fueron las más graves de todas, agresiones físicas a algún miembro de la comunidad educativa (el informe no diferencia las producidas entre alumnos o de un estudiante a un profesor), 4.633 injurias y ofensas y otras 4.000 entre vejaciones y amenazas. Puesto que las faltas van desde impedir el normal desarrollo de las clases o actividades a la impuntualidad y faltas injustificadas o el deterioro de las instalaciones, el 68% de los casos se resolvieron con un apercibimiento. 14.440 alumnos fueron expulsados entre uno y tres días y 23.519 de cuatro a un mes; 239 tuvieron que ser cambiados de grupo y 86, de centro.
La consejera descartó dibujar un perfil tipo de alumno conflictivo porque "el perfil tipo es el de un alumno no conflictivo" ya que el 82% no ha cometido ninguna falta, el 96% ninguna grave y el 99,5% no ha participado nunca en un episodio violento. No obstante, reconoció que "la adolescencia es la etapa más conflictiva y hay más chicos".
Moreno destacó que no se trata de "minimizar el problema" sino de "dimensionarlo para actuar donde es necesario en su justa medida", entre otras cosas para no restar esfuerzos a atajar otros más comunes como el fracaso y el abandono escolar o la falta de atención y rendimiento de los alumnos. Pero "la violencia ni muchísimo menos es un problema real en las aulas andaluzas y el número de alumnos conflictivos es estadísticamente muy bajo", insistió la consejera, que felicitó por ello a padres, profesores y alumnos al tiempo que insistió en que, "en la percepción la conflictividad escolar, existe una gran divergencia entre la percepción y la realidad".

La consejera también valoró a reforma educativa que el ministro Ángel Gabilondo presentó el jueves a las comunidades, y en concreto, la especialización de los alumnos en cuarto de ESO según vayan a hacer Bachillerato o FP. Abogó por "flexibilizar" un sistema que reconoció rígido pero "sin perder equidad".

  • 1