Local

Solo el 50% de menores con trastorno mejora

el 30 ene 2012 / 20:33 h.

TAGS:

En los 13 centros de protección de menores de Andalucía hay 2.600 niños internos bajo tutela de la Junta. Entre ellos hay un grupo de 143 jóvenes, de entre 10 y 17 años, cuya situación de desamparo tiene que ver con trastornos de conducta, problemas de adaptación que, a veces, les hacen ser violentos con el resto. Muchos están ahí por haber sufrido abusos y maltrato de sus padres. Son la mayoría. Pero la Consejería de Igualdad presentó ayer un informe sobre el tratamiento que reciben esos 143 menores a través de un programa de terapia psicológica que tiene ya seis años, y halló un dato "preocupante": el 15% pertenece a familias de clase media que han renunciado a la guardia y custodia de sus hijos, porque son maltratados por ellos, porque son incapaces de estar a su cargo.
"Lo novedoso es que la Junta asuma la tutela de niños, aunque su familia tengan recursos económicos para mantenerlos", explicó ayer la directora general de Infancia, Teresa Vega.

El problema que se da en estas familias es distinto al resto: "ausencia o disparidad de normas socioeducativas, inconsistencia de conductas coercitivas y de castigos al niño, familias con permisividad excesiva". "Todo esto tiene efectos negativos porque provoca conductas inmaduras y falta de control para asumir responsabilidades de adultos", dice Vega. Los expertos los llaman "niños de la abundancia", jóvenes acostumbrados a tenerlo todo y que, al desentenderse los padres de parte de su educación, acaban actuando con impunidad, incluso acercándose a las drogas y a la delincuencia.

Normalmente, cuando un niño se vuelve violento con sus padres, suele interceder un juez. "Coincide que los fines de semana hay más internamientos forzosos, porque estos niños no quieren estar en casa y estallan problemas serios", explica la directora general. En estos casos, la familia solicita una orden de alejamiento. Pero también se da el caso de que los padres piden auxilio directamente a la administración, entonces ésta media entre el niño y los progenitores. Si la comunicación no logra recuperarse, se acepta el internamiento temporal del menor durante 12 meses. Han pasado unos 600 niños por este programa de trastornos de conducta, aunque sólo en el 50% de los menores que reciben terapia mejora. En Andalucía hay 148 plazas en estos centros.

  • 1