Deportes

Sólo el Betis es capaz de milagros como éste

Sólo el Betis es capaz de cosas así. Hundido en el descanso, tras recibir un baño a manos del Barça y encajar un 0-2 a los quince minutos, le dio la vuelta al partido como un calcetín tras salir a la cancha Sobis y Odonkor, aunque fueron Edu y Juanito quienes firmaron la memorable remontada en Helópolis. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 02:27 h.

Sólo el Betis es capaz de cosas así. Hundido en el descanso, tras recibir un baño a manos del Barça y encajar un 0-2 a los quince minutos, le dio la vuelta al partido como un calcetín tras salir a la cancha Sobis y Odonkor, aunque fueron Edu -autor de dos goles pese a fallar un penalti- y Juanito quienes firmaron la memorable remontada en Helópolis.

Impresionante la reacción del Betis para sobreponerse a un contundente 0-2 del Barça, que se había paseado en la primera parte y fue borrado del mapa en la segunda por un equipo que, con este triunfo, da un paso casi decisivo en pos de la salvación. Los azulgrana ya se veían con el Madrid a un punto en el descanso y empezaron a pensar en la cita de Champions con el Schalke del martes. Hicieron mal.

Menospreciaron al Betis, que había dado motivos para ello, dicho sea de paso, y se llevaron un tremendo sofocón. Que sigan pensando en la Champions porque la Liga se les va irremisiblemente.

Toda la semana dirimiendo de leyes, sanciones, recursos y jurisprudencia de todo tipo que casi pasó desapercibido el fútbol. Y el fútbol también tiene su ley, la que ayer en la primera parte dictó el Barça gracias a esos eminentes juristas de la cosa que son Iniesta, Xavi, Bojan, Eto'o y compañía.

Lección magistral la que recitaron en el Ruiz de Lopera mientras los aficionados béticos estaban más entretenidos en acordarse de los antepasados de Villar y las corruptelas de la RFEF, que obligaron incluso a Turienzo a retrasar unos minutos el inicio del partido, hasta que se retiraran algunas de las pancartas ofensivas que había contra su 'jefe', a día de hoy enemigo público número uno del beticismo.

Con Casto de portero. Chaparro optó por dar continuidad a Casto en la portería tras su gran partido en Pamplona, los laterales fueron para Ilic y Damiá y el puesto de pivote defensivo para Juande. Pero muy pronto todo su entramado táctico se vino abajo por la movilidad y precisión del juego azulgrana. Y eso que Rivera (4') y Mark (5') fueron los primeros en inquietar la meta de Víctor Valdés, aunque lo hicieron con balas de fogueo.

El primero en sacar la munición real fue Samuel Eto'o (9') que obligó a Casto a lucirse para evitar el 0-1, que llegaría minutos después tras un remate del camerunés al larguero que recogió Bojan para transformar en gol con toda parsimonia, entre una nube de estáticos defensas béticos. Sin tiempo para recuperarse del golpe llegó el 0-2, tras un buen paso de Iniesta en el que Eto'o se adelantó a la media salida de Casto.

Iban sólo quince minutos y el pescado parecía ya totalmente vendido, pues no había manera de que los béticos olieran el balón y menos mal que Casto evitó males mayores...

Transformación total. Todo cambioó tras el descanso, pues, ras el minuto 53, cuando Sobis y Odonkor ocuparon los puestos de Capi y Mark González. El brasileño empezó a causar estragos en la media punta y empezó a contagiar a sus compañeros, apareció Edu, se fajó como un jabato Pavone y hasta Odonkor supo jugar sus bazas.

Una muy buena acción de Sobis dio pasó al 1-2 de Edu y el comienzo de la locura total: Odonkor forzó luego un penalti y que lo fallara Edu dio lo mismo. Una sensacional volea de Juanito (75') puso el 2-2 y acto seguido Edu (78') se desquita del fallo con otro golazo que puso bocabajo el Ruiz de Lopera.

El Barça se arrugó tras sentar cátedra y el Betis sacó una casta y un amor propio que le permitieron firmar una de las más vibrantes noches de fútbol que se recuerdan, un milagro de esos que sólo de vez en cuando se dan.

  • 1