Local

Sólo existen unas Aguas en el Arenal

La cofradía del Dos de Mayo inició su estación de penitencia 15  minutos más tarde

el 29 mar 2010 / 20:17 h.

TAGS:

La confluencia entre las calles Pavía, Temprado y Dos de Mayo era un hervidero desde poco después de las seis de la tarde. Un grupo de alemanes, dos jóvenes ocupando sitio con las polémicas sillas y una madre pendientes de que "la niña" no se perdiera en la bulla protagonizaban los prolegómenos frente a la puerta de la capilla del Rosario.

A las 19.00 horas, 15 minutos después de lo marcado en los programas y 15 antes de lo anunciado por la hermandad hacía media hora, se abrió la primera hoja de la puerta de la capilla. Tras ella se abrían las de las Atarazanas y comenzaban a salir unos tramos de nazarenos que se las veían y deseaban para avanzar hacia el Postigo.

El paso de misterio, que estrenaba el dorado de su preciosa canastilla, recibía en el atrio los sones de la Banda de Música de La Puebla del Río, que interpretó Santísimo Cristo de las Aguas. Se esperaba a un coro de la localidad ribereña para cantar parte de la marcha, pero el tiempo echó para atrás a la formación. Ya en la calle, la Banda del Sol tomó el relevo y, a los sones de Barrabás, el Cristo de las Aguas trazaba la vertical con la Giralda mientras se perdía hacia la calle Arfe.

Interesante fue también el espejo imaginario que, ya por Dos de Mayo, el palio de Guadalupe dibujaba con la Catedral. La Giralda se veía reflejada en el bordado de la bambalina frontal mientras el hijo de Salvador Perales mandaba la cuadrilla. El veterano capataz sufrió minutos antes de salir una indisposición y tuvo que ser trasladado en ambulancia a un hospital.

  • 1