Cultura

Sólo faltó el teatro

En los últimos años, el musical ha experimentado un auge brutal en nuestro país hasta alcanzar en algunos casos categoría de fenómeno de masas.

el 16 sep 2009 / 01:33 h.

En los últimos años, el musical ha experimentado un auge brutal en nuestro país hasta alcanzar en algunos casos categoría de fenómeno de masas. Gran parte de culpa la tiene Hoy no me puedo levantar, el espectáculo musical más visto en la historia en nuestro país (más de 1,2 millones de espectadores). Lo que ya no parece tan positivo es que este seguimiento masivo de algunos espectáculos (Cabaret, Mamma Mia!...) haga que productoras y administraciones olviden lo más importante. Y es que 'musical' viene de 'teatro musical'. Y eso mismo es lo que le falta, no a este espectáculo en sí, pero sí a la adaptación que de él se ha hecho en Sevilla: faltó el teatro.

Ubicar en Fibes el exitoso show basado en los temas de los hermanos Cano (no sólo hay temas de Mecano) fue la solución in extremis para que pudiera recalar en Sevilla, pero sin duda no es una decisión acertada. El escenario parecía más el de un concierto que el de una representación teatral (musical, sí, pero teatral al fin y al cabo), los asientos resultan realmente incómodos para un espectáculo de tres horas y media, las gradas están excesivamente lejos y la amplitud del pabellón no es suficiente para dar calidez (de hecho hace frío) a un espectáculo que finalmente resulta desangelado.

Podría pensarse que las condiciones no serían las más adecuadas pero lo cierto es que el sonido no fue ningún problema. El público quería escuchar esos temas y ya venía de casa totalmente dispuesto a disfrutar. Casi todo el trabajo estaba hecho, pero lo cierto es que, aún así, la entrega de todo el equipo fue completa (impresionante Adrián Lastra en el papel de Colate) y puede comprobarse que muchos de ellos, como la sevillana Mariola Peña, han ido madurando sus personajes pues llevan varias temporadas interpretándolos.

Además, Hoy... cuenta con una baza muy importante. Como reza su eslogan, es "el único musical en el que puedes cantar todas las canciones". Por eso, el ansioso público sevillano también sucumbió ante esta revisión dramatizada de los éxitos de Mecano.

La parada sevillana de la gira (para la que aún hay entradas), con las lógicas adaptaciones, conquistó a los espectadores gracias al divertido libreto de David Serrano, el gran nivel de los actores-cantantes, músicos y bailarines (con los nervios lógicos del estreno), las dosis justas de nostalgia, pero sobre todo, gracias a un ramillete de canciones eternas.

Cruz de navajas, Me cuesta tanto olvidarte, El 7 de septiembre, Maquillaje, Barco a Venus, Aire, Un año más, La fuerza del destino o el mismo tema que da título al musical provocaron el delirio en un público entregado que cantó y aplaudió sin parar.

  • 1