Local

Sólo hay dos gorrillas multados a los seis meses de su prohibición

Las ordenanzas municipales de Dos Hermanas contra los aparcacoches ilegales, vulgo gorrillas, están a punto de cumplir medio año. Sólo hay dos gorrillas multados. (Foto: El Correo)

el 15 sep 2009 / 05:08 h.

TAGS:

Las ordenanzas municipales de Dos Hermanas contra los aparcacoches ilegales, vulgo gorrillas, están a punto de cumplir medio año. Son las primeras normas que prohíben, entre otras actividades, extorsionar a los conductores. Pero de las 190 multas que cursadas desde el 1 de enero, sólo dos corresponden a los gorrillas.

El Ayuntamiento nazareno dedicó muchos meses a una campaña de información sobre las nuevas normativas, que también persiguen los coches discoteca. El escaso número de denuncias contra los gorrillas no lo interpreta como un fracaso el concejal de Seguridad Ciudadana, José Román: "Es que gorrillas en Dos Hermanas no hay", expresó ayer con rotundidad.

El edil expone que se le dio "mucha publicidad al artículo que prohibía los gorrillas cuando no es un problema grave de la ciudad", y explicó que hay "dos o tres [personas]" que aparcan coches, sobre todo por el centro. Román sentenció que en cuanto alguno de ellos va a la cárcel o se mete en un centro de desintoxicación "los gorrillas de Dos Hermanas desaparecen".

Aun así, dos gorrillas, a petición de los vecinos de los barrios afectados, sí que fueron sancionados con multas de 250 euros, las correspondientes a una infracción grave.

El Ayuntamiento tiene sus vovis (aparcacoches legales) contratados, que día a día tienen que lidiar con aparcacoches ilegales y por eso rehúsan aparecer en fotografías y dar sus nombres cuando hablan con los periodistas. Explican que el problema es mayor de lo que reconoce el edil de Seguridad: "Aquí viene uno [un gorrilla] todos los días a las dos de la tarde, justo cuando yo me voy" cuenta el aparcacoches municipal que está en los estacionamientos de la Avenida Miguel Fleta (antiguo Híper Valme), y además confiesa que no avisa a la policía "para no meterse en más problemas" y sólo se ha dirigido a los agentes, cuando le han sacado "una navaja".

Un poco más tarde llega el gorrilla ilegal, y también se niega a dar su nombre. Afirma que nunca le haya sacado una navaja a nadie, "¡Habrá sido otro!" exclama. Lo que sí confiesa es que tiene que irse cuando ve a la Policía patrullando, porque ya sabe de amigos detenidos. A él tan sólo le advirtió una vez una patrulla motorizada que dejara de estar en los aparcamientos o le multarían. "A mí me piden 250 euros y como si me piden un millón, no tengo nada" concluye.

Hablar con los padres. En otro orden de cosas, el concejal Román explicó que la Policía Local tiene también que actuar con los coches discoteca de las botellonas, donde se concentran la mayoría de las sanciones de las 190 cursadas hasta ahora.

Los expedientes los cursa el secretario municipal, Braulio Fernández, quien cuando ha tenido que multar a algún chico (la norma dice que se pague entre 750 y 3.000 euros) primero habla con los padres y el afectado para que no vuelva a hacerlo. Si reincide, entonces llega la sanción. Hasta ahora las multas por ruido de los coches discoteca que se han impuesto han sido todas de 750 euros, la sanción más suave.

En lo que sí están siendo contundentes los agentes es con la prohibición de cortar las calles por motivo de obras, para lo que hay que pedir un permiso con fecha y hora del corte. El edil de seguridad comenta que se lo prohíben hasta las empresas públicas, como Emasesa.

Las normas también multan tender la ropa en los exteriores, salvo permiso. Sólo lo pueden pedir quienes carezcan de patio interior, pero la Policía Local investiga casos de picaresca: ciudadanos que piden el permiso pero cuentan con una zona en su bloque donde secar las prendas.

  • 1