sábado, 15 diciembre 2018
15:56
, última actualización
Local

Solo los distritos Este y Bellavista ganan vecinos en el último padrón

Tienen la población más joven frente al envejecimiento de Triana y Los Remedios

el 11 ene 2015 / 13:00 h.

BELLAVISTASolo los distritos Este y Bellavista-La Palmera han ganado población en el último padrón en el que la capital ha experimentado una caída generalizada hasta situarse por debajo de los 700.000 habitantes, lo que conlleva la pérdida de dos concejales en la corporación municipal. El mayor incremento se registra en el distrito Este, que gana un millar de vecinos, mientras que en Bellavista-La Palmera el crecimiento ronda los 370 habitantes. Los datos del padrón están actualizados a 1 de enero de 2014, aunque las cifras que maneja el servicio estadístico del Ayuntamiento recoge unos datos previos a la depuración que realiza posteriormente el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, aunque en el cómputo global, la población sevillana asciende a 703.261 habitantes, el organismo estatal reconoce solo 697.000 oficialmente. Ya pasó en 2013, cuando el consistorio estimaba 704.980 habitantes y el INE, 700.169. No obstante, esta información sí permite analizar cómo se distribuye esta población por los distintos barrios, ya que las cifras depuradas del INE no son desgranados con este nivel. Así, el distrito Este se mantiene, a bastante distancia del resto, como el más poblado al superar los 102.000 habitantes (los datos municipales indican 102.169 concretamente) y es también el que cuenta con la población más joven, ya que el 22,6 por ciento de sus vecinos es menor de edad mientras que solo uno de cada diez supera los 64 años. Le sigue en juventud, que no en tamaño de población –ya que el segundo mayor es Cerro-Amate con 89.741 habitantes–, el otro distrito que ha visto crecer su padrón, Bellavista-La Palmera, donde residen 40.833 vecinos de los que el 21,9 por ciento tiene menos de 18 años, aunque cuenta con un 14,6 por ciento de mayores de 64 años. No es la zona con menos vecindario de la tercera edad, ya que en el distrito Norte solo el 11,9 por ciento de los habitantes supera los 64. En el extremo opuesto, los distritos con la población más envejecida son Los Remedios y Triana, donde casi uno de cada cuatro residentes tiene más de 64 años. También destaca el envejecimiento del vecindario de la Macarena, con un 22,7 por ciento de población mayor y un 14,8 por ciento de menores, el porcentaje de población joven más bajo junto con el del Centro. De hecho, el distrito Macarena es donde más ha caído el padrón, con una pérdida de más de un millar de vecinos. Esto se explica en gran parte por fenómenos demográficos derivados de la edad de su vecindario y también por la marcha de inmigrantes, ya que es la zona de la capital que más población extranjera concentra. El descenso más leve es el registrado en Los Remedios, donde la diferencia entre las cifras de empadronados de 2014 y 2013 solo asciende a 72 personas. No obstante, es también el distrito de menor tamaño. Tras la caída generalizada registrada en el padrón municipal, y pese a que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, le restó importancia –aunque hace un año garantizó que la capital no bajaría de los 700.000 habitantes–, la oposición en bloque reclamó o campañas para promover el empadronamiento. Uno de cada diez macarenos es extranjero. Como viene siendo habitual, el distrito Macarena es el que concentra mayor población inmigrante en la capital, sobre todo por la presencia de éstos en barriadas como el Cerezo. De hecho, en el total del distrito, los extranjeros representan algo más del 10 por ciento del vecindario, con un total de 7.691 residentes procedentes de otros países según los datos municipales. Se trata de un porcentaje que duplica la media de la capital, donde los extranjeros representan el 5,5 por ciento de la población. A la Macarena le sigue en la multiculturalidad de su población el distrito Cerro-Amate, con un 7,4 por ciento de residentes inmigrantes, 6.651 en total computados. En ambos casos se trata de zonas con una tradición de vecinos de fuera, si bien en la última actualización del padrón llama la atención el aumento de la población extranjera en el Casco Histórico, con un 8,7 por ciento –hay que tener en cuenta que incluye zonas como el barrio de Santa Cruz, punto residencial de algunos ciudadanos comunitarios– o en Triana, donde éstos representan ya el 5,4 por ciento de su vecindario, por encima de zonas como Sur o Bellavista, donde el porcentaje de extranjeros supera el 4 por ciento (4,3 y 4,6 por ciento respectivamente) al igual que en Los Remedios. El distrito con menos vecinos procedentes de otros países es Nervión, donde los extranjeros apenas representan el 2,1 por ciento de su población. En los distritos Este, Norte y San Pablo-Santa Justa, la representación de la población inmigrante se sitúa en torno al tres por ciento del total de sus habitantes.

  • 1