Deportes

Sólo Valencia ha progresado más que el Cajasol de Aíto un año después

Suma cinco triunfos más en la jornada 28 que en la pasada temporada, cuando era decimoquinto. Los números de Balvin y Porzingis, los que más crecen en una mejoría casi generalizada.

el 22 abr 2014 / 23:55 h.

BALVINWEB«Lo más importante es que los jugadores sigan mejorando». Es una de las frases favoritas del maestro Aíto García Reneses. Suele tirar de ella cuando los periodistas le lanzan preguntas sobre la posibilidad de alcanzar objetivos importantes a medio plazo, como el caso del play off. Lógicamente, una cosa suele llevar a la otra si el progreso es lo suficientemente importante como para alcanzar el nivel que exige la disputa de un lugar en la zona noble de la tabla. Pues sólo una temporada después de haber sorteado con holgura la permanencia, que era también la meta exigible para la actual campaña, parece obvio. Más que de un progreso sostenido, el Cajasol disfruta de una explosión, porque de la decimoquinta plaza, con diez victorias y a dos de zona de descenso, ha saltado a luchar, incluso, por la quinta posición, que dista a un solo triunfo. Esas quince victorias que ya acumula después de exhibirse en Manresa, como antes y en el último tramo ante el Herbalife Gran Canaria o el CAI Zaragoza, ambos rivales directos por las plazas de la fase por el título, significan que es, después del Valencia Basket, el equipo que más ha crecido un año después, tomando como referencia la jornada 28 de la temporada pasada. El equipo de Velimir Perasovic suma nada menos que ocho triunfos más, aunque su salto en la tabla no es tan notable, ya que las 17 victorias de entonces ya le daban para estar ubicado en la quinta posición, mientras que para el Cajasol, cinco triunfos más suponen pasar de luchar por la permanencia, con solo tres equipos a sus espaldas, a colocarse octavo con las mismas victorias del séptimo y a una sola del quinto, al que tiene ganado el average particular. Al igual que Cajasol, Unicaja suma cinco triunfos más después de pasar de la dirección de Jasmin Repesa a Joan Plaza. En el punto contrario, Valladolid, Laboral Kutxa y Bilbao. Los castellanos tienen nada menos que ocho victorias menos, mientras los vitorianos, que ocupaban la segunda posición, cuentan con seis triunfos menos y tienen las mismas 15 victorias del Cajasol. Los vizcaínos también han restado seis victorias, eran cuartos y ahora ocupan el puesto 12 a cuatro de puestos de play off. Seis jugadores de la plantilla cajista actual estaban hace un año. De ellos, comparando la estadística, es Ondrej Balvin el que mayor progresión presenta. De jugar 11 minutos de media ha pasado a 22, saltando en 18 de 28 partidos como parte del quinteto titular. De valorar 4.1 el pívot checo ha pasado a 9.8, de 2.6 rebotes a 6.6, de 3.1 puntos a 5.9, convirtiéndose en un jugador básico.  Salto significativo el del más joven de todos, Kristaps Porzingis, la gran revelación de la temporada. Hace un año su presencia en el primer equipo era testimonial. Sólo había participado en 2 partidos tras 28 jornadas, con un total de 9 minutos, en los que sumó 2 puntos y 1 un rebote. Un año después lleva disputados 375 minutos (media de 14), en los que promedia 6.3 puntos, 2.7 rebotes y 5.3 de valoración, siendo el jugador que más tapones pone del equipo. Una situación similar, acrecentada en la segunda parte de la temporada, vive Nikola Radicevic, que ha duplicado prácticamente su presencia y ha logrado encontrar su rol en el conjunto, con la oportunidad que le ha ido habilitando Aíto tras las diferentes lesiones que ha ido sufriendo el Caja. El talentoso base llevaba 41 minutos en 6 partidos la temporada pasada, con valoración negativa (-0.8). Suma ahora 97 minutos, que ha aprovechado para sumar 36 puntos (3 de media) y 8 asistencias, valorando 2.3 de media. Ha sido titular en 3 partidos. Tomas Satoransky también ha crecido, siendo como era ya un jugador importante. De 13.7 de valoración ha pasado a 16.1, mientras Joan Sastre, ahora lesionado, ha pasado de 4.5 a 7 de valoración, con 5 minutos más de media en pista. El que sí parece estancado, aunque ha tenido algunos partidos buenos, es Beka Burjanadze, cuyos números empeoran ligeramente dentro de un rol que no pasa de discreto.

  • 1