Local

Soluciones comunes para la crisis mundial

La Faffe presenta el foro ‘El mundo que queremos'

el 01 dic 2010 / 20:56 h.

TAGS:

Sami Naïr y Manuel Campo Vidal observan a Fernando Villén durante su alocución.

El ciclo económico está agotado y España necesita un cambio de modelo productivo. La cuestión es: ¿Queremos que diseñen este cambio sin contar con nuestras opiniones o participar en el debate? Con el objetivo de que la ciudadanía se implique en un momento clave para el futuro del país, no sólo económico sino también social, la Fundación Pública Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) presentó ayer el foro El mundo que queremos, un espacio web especializado en empleo, sostenibilidad, responsabilidad social, conocimiento e innovación, igualdad, formación y redes que promueve el debate especializado en torno a un nuevo modelo productivo.

Profesionales de prestigio nacionales e internacionales reflexionan en este espacio sobre las tendencias del mercado laboral y las bases de un empleo sostenible. Entre ellos, Ramón Jáuregui, Sami Naïr, Carmen Alborch, Manuel Pimentel o Jesús Caldera, entre otros.

La presentación, que tuvo lugar ayer en Sevilla y que corrió a cargo del periodista Manuel Campo Vidal, también sirvió como escenario para presentar el documental El mundo que queremos, donde algunos de los participantes en el foro y nombrados con anterioridad, se unen a otros nombres -como Manuel Marín o Maravillas Rojo- para aportar una visión amplia de la situación y de las cuestiones que se han de tener en cuenta para superar cuanto antes la crisis.

Durante el acto, el politólogo y sociólogo Sami Naïr alertó de que "no es una cuestión de derechas ni izquierdas, porque lo que nos amenaza es el subdesarrollo". En este sentido, advirtió de que, en los últimos 28 años, la unión de los países que conforman la UE es la que ha crecido a un ritmo más bajo a nivel mundial. "La UE está en vías de subdesarrollo en lo que se refiere a proyectos, no hay nada más allá del mercado".

Asimismo, el también profesor de la Universidad Pablo de Olavide aseguró que en Europa, y en medio de las turbulencias actuales, "no hay una voluntad colectiva para hacer frente a la situación". Esto se traslada a ámbitos que son fundamentales para cambiar el modelo productivo, como dar prioridad a la sociedad del conocimiento o la educación. "No hay un proyecto común entre las universidades de la UE y esto se debe a que Europa es una comunidad de intereses, no de pertenencia", añadió.

Además, recalcó que se han desaprovechado oportunidades, también por parte de España, que no utilizó las ayudas provenientes de la Unión para invertir más allá del negocio inmobiliario. "Llevamos el dinero de lo público a lo privado y este último lo único que buscaba eran beneficios a corto plazo", subrayó.

Por su parte, el director general de Faffe, Fernando Villén, recalcó que la creación de este blog y este documental inician un ambicioso camino de reflexión perdurable en el tiempo para avanzar en la definición de nuestro sistema productivo".

"El regalo navideño será amargo"

Sami Naïr no es nada optimista con el futuro económico a corto plazo. De hecho, ayer pronosticó durante la presentación del foro El mundo que queremos que "España puede tener un regalo de Navidad muy amargo", tras la caída de Irlanda y la crisis de confianza con la que cuenta el país en los mercados internacionales. En este sentido, auguró que si España cae, la crisis europea dejará de ser "la del euro" para convertirse "en una crisis sistémica, lo que provocará un estallido en la Zona Euro".

De hecho, el polítologo prevé que la Europa de la moneda única quedará reducida a seis países, "mientras que el resto tendrá al euro como un símbolo".

Para contrarrestar este negro futuro, Naïr propone la puesta en marcha de "grandes políticas de innovación basadas en la participación del sector privado", aunque denunció el proceso de privatización que están viviendo los países de la UE, "y esto es en favor de los planes de pensiones, sin pensar en el bien común de la ciudadanía". Así, destacó que a estos fondos "lo único que les importa es el beneficio, no el futuro de Europa".

 

  • 1