Local

Somalia recibe hasta 164 millones de euros para atajar de raíz la piratería

La Conferencia de Donantes acordó ayer aportar un total de 164 millones de euros para mejorar la seguridad en Somalia y atajar de raíz la piratería. Además, la Comisión Europea (CE) aportará otros 48 millones para ayuda humanitaria.

el 16 sep 2009 / 01:46 h.

TAGS:

La Conferencia de Donantes acordó ayer aportar un total de 164 millones de euros para mejorar la seguridad en Somalia y atajar de raíz la piratería. Además, la Comisión Europea (CE) aportará otros 48 millones para ayuda humanitaria.

El país africano lleva dos décadas sumido en conflictos que han generado un desastre humanitario, y ayer se celebró por vez primera una Conferencia Internacional de Donantes de esta importancia, en medio de la oleada de ataques a barcos de todas las naciones que deben atravesar el Golfo de Adén. Además, la comunidad internacional ha legitimado al gobierno de transición del presidente somalí, Shaif Sheij Ahmed, quien agradeció este respaldo económico de la comunidad internacional y afirmó que tratará de controlar un territorio que en la actualidad está en gran medida en manos de "señores de la guerra".

Garantizó que hará "todo lo que esté en su mano" para "restaurar la paz en Somalia, salir de la crisis y hacer de Somalia un remanso de paz". "Aunque haya habido un fracaso tras otro en los últimos 20 años (para conseguir la estabilidad), lo vamos a volver a intentar, y mi gobierno tiene el apoyo popular, de la comunidad internacional y los países vecinos, por eso pensamos que podemos triunfar", aseguró.

La cantidad recaudada para mejorar la inseguridad se destinará en su mayor parte a la misión de paz de la Unión Africana (Amisom), y el resto para contratar a 10.000 policías y 6.000 efectivos para las fuerzas de seguridad somalíes.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, advirtió de que "el Gobierno debe asegurar que estas fuerzas protejan a los civiles y respeten los derechos del hombre", preguntado por las denuncias de las ONG de que han perpetrado violaciones de los derechos humanos.

Sobre la reciente instauración de Sharia (ley islámica) por el Gobierno somalí, el secretario general mostró su "respeto" por las decisiones de todas las naciones, siempre que se cumpla el requisito mínimo de respetar los derechos del hombre.

Todos los participantes en esta Conferencia coincidieron en que las raíces del problema de la piratería hay que buscarlas en dos décadas de caos político en tierra.

Somalia vive una situación de anarquía desde el año 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre y tomaron el poder los "señores de la guerra" al frente de grupos armados privados, que se disputan el control del territorio con milicias armadas integristas islámicas.

El presidente de la Comisión de la Unión Africana, Jean Ping, aseguró que "esta situación de anarquía ha sido explotada por empresarios sin escrúpulos y elementos opuestos a la paz, para hacer la guerra económica". El primer presidente somalí en ser reconocido por la comunidad internacional aseguró que el fenómeno de la piratería "no durará para siempre". En este diagnóstico coincidió el alto representante para Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, para quien "la impresión , sin duda, es que será posible vencer" este fenómeno.

Sin embargo, el vicealmirante británico Philip Jones, jefe de la misión naval de la UE contra la piratería, no se mostró ayer tan optimista, al manifestar que los piratas somalíes atacan "cada vez más lejos" de las costas de su país, son más sofisticados y parecen estar empleando naves nodriza para adentrarse en el océano Índico.

Jones afirmó, en una entrevista con la agencia Efe, que los piratas han dado "una nueva dimensión cada vez más sofisticada" a su actividad, que han centrado ahora en el océano Índico, lo que supone "un reto difícil" debido a la amplitud de la zona a controlar.

El militar británico, que asistió en Bruselas a la Conferencia de Donantes sobre Somalia, reconoció que los medios navales y aéreos desplegados por la comunidad internacional a la zona no serán suficientes hasta que los somalíes dejen de encontrar atractiva la piratería. "Tenemos que darles una idea diferente de cómo lograr incentivos, y eso no se puede hacer con una fuerza naval. Otros tienen que hacer su parte en el futuro de Somalia", reconoció.

Jones, que comanda los seis buques militares y varias unidades aéreas de la misión Atalanta de la UE, señaló que durante los primeros meses del año hubo un "descenso muy significativo" de ataques piratas, debido tanto a la mayor presencia naval y aérea internacional como a circunstancias climáticas desfavorables. Sin embargo, se lamentó de que los ataques hayan vuelto a aumentar en las últimas seis semanas debido al mejor tiempo.

  • 1