Local

Somalia se vuelca en las secuestradas

El presidente de la región somalí de Puntlandia, Adde Musse, se sumó hoy a los esfuerzos que buscan una pronta liberación de las dos rehenes de Médicos sin Fronteras (MSF) que fueron secuestradas en pasado miércoles.

el 14 sep 2009 / 22:05 h.

TAGS:

El presidente de la región somalí de Puntlandia, Adde Musse, se sumó hoy a los esfuerzos que buscan una pronta liberación de las dos rehenes de Médicos sin Fronteras (MSF) que fueron secuestradas en pasado miércoles.

Fuentes oficiales confirmaron a Efe telefónicamente la llegada de Musse a Bosaso, la localidad más próxima al lugar donde se cree están la banda de secuestradores y las dos rehenes, la médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza.

El ministro de Pesca del Gobierno regional de Bosaso, Ahmed Said Nor, sólo pudo confirmar telefónicamente la llegada de Musse, pero se excusó de dar más detalles porque precisamente estaba en una reunión sobre el caso.

Said Nor es el jefe de un comité de crisis designado por el Gobierno de Puntlandia para llevar este secuestro, el segundo caso que se produce en menos de un mes en Bosaso, una de las ciudades más importantes de esa zona del nordeste de Somalia.

A mediados de mes fue secuestrado en esa ciudad el cámara francés Gwen Le Gouil, y sus secuestradores pidieron un rescate de 100.000 dólares, según informaciones de representantes del mismo clan al que pertenecen los captores.

El ciudadano francés quedó en libertad el lunes pasado, pero no se informó oficialmente si se había abonado el dinero requerido.

Said Nor prometió dar mañana detalles sobre las reuniones mantenidas hoy por el presidente de Puntlandia, que tiene su sede en la ciudad de Garowe, unos 400 kilómetros al sur de Bosaso.

Musse es la personalidad más importante que se involucra en este secuestro. Se esperaba que en Bosaso se reuniera también con el embajador español en Kenia, Nicolás Martín Cinto, y el encargado de negocios de la embajada argentina en Nairobi, Fernando Rolandelli.

Ambos diplomáticos llegaron el pasado jueves a Bosaso, desde Nairobi. No fue posible contactar con ellos para confirmar si ya se habían reunido con el presidente del Gobierno regional de Puntlandia.

Los secuestradores mantienen a las rehenes en un área montañosa situada a unos doce kilómetros de Bosaso. La policía asegura que tiene rodeados a los delincuentes, pero las autoridades reconocen que el área es muy grande.

En una carta que distribuyeron entre periodistas de Bosaso ayer, jueves, los captores están pidiendo un rescate de un cuarto de millón de dólares para poner en libertad a las dos rehenes.

El ministro de Pesca rechazó el pasado jueves la posibilidad de que las autoridades acepten negociar con los secuestradores.

"No hay ninguna forma de que vayamos a negociar con ellos", afirmó telefónicamente a Efe Said Nor. "La policía se encargará del rescate", agregó el ministro.

Las afirmaciones del alto funcionario contradecían versiones anteriores que indicaban que representantes locales y del Consejo de Ancianos de Bosaso se habían involucrado para poder convencer a los secuestradores de que dejaran en libertad a las rehenes.

Puntlandia, una zona del nordeste de Somalia que goza de un régimen de semiautonomía, es escenario frecuente de secuestros y de acciones de piratería en sus costas.

Esas acciones minan los esfuerzos de las autoridades regionales por convencer de que Puntlandia ha quedado al margen de la conflictividad que sufre desde hace casi dos décadas el centro y sur de Somalia, un país que vive sin que un Gobierno central haya podido imponer su autoridad.

  • 1