Cultura

Sombras de una Madre Coraje

Javier Reverte publica ‘Barrio Cero’, premio Fernando Lara 2010 de novela

el 29 jun 2010 / 19:19 h.

El escritor Javier Reverte.
-->--> -->

Conocido sobre todo por su faceta de escritor de libros de viajes, Javier Reverte (Madrid, 1944) ha querido dejar a un lado los destinos exóticos a los que tiene acostumbrados a sus lectores y ha escrito una novela española, urbana y salpicada de cotidianidad.

Barrio Cero (Planeta), la obra que le valió el premio Fernando Lara 2010, narra la dramática historia de Mamá Romero, una mujer maltratada hasta que su marido fallece en un accidente, y que se convierte en heroína al acabar ella sola con el traficante de drogas que mantenía enganchado a su hijo y a otros jóvenes vecinos.

De entrada, lo que Reverte propone con esta historia es un dilema moral: "¿Hasta que punto vulnerar la ley es un hecho digno de aclamación? El caso de esta mujer es el reflejo de una sociedad que desconfía de las leyes e instituciones, y puede convertir a un criminal en un ser venerado", explica.

"La venganza es algo tan viejo como el ser humano, está en nuestra naturaleza desde Caín y Abel. Pero a lo largo de los siglos hemos construido con mucha paciencia y esfuerzo una sociedad que ha desterrado la Ley del Talión y que ha firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos", agrega el madrileño, autor de títulos como La noche detenida, El médico de Ifni, Todos los sueños del mundo o Venga a nosotros tu reino, y que cree que la narrativa "debe plantear situaciones de perplejidad, empezando por la del propio novelista".

Cuando se le pregunta si podría calificarse a Barrio Cero de novela social, sin embargo, duda unos instantes. "Nunca me ha gustado demasiado lo de literatura social o comprometida. He querido hacer una novela más bien crítica, trazando un retrato de esas bolsas de miseria y marginación que existen en la periferia de nuestra sociedad opulenta. También he querido hacer un retrato crítico de las instituciones, porque los escritores no podemos estar aislados de la realidad. Tal vez no podamos arreglarla, pero sí al menos mostrar hasta qué punto es un fracaso", asevera Reverte.

 

En Barrio Cero hay también un reproche evidente al papel de los medios de comunicación en los dramas sociales: "Hay un capítulo en el que se ve cómo quieren utilizar a esa mujer los programas basura. Yo no considero que lo que exhiben esos programas sea, como suele decirse, lo que quiere la gente. La gente también quería a los leones en el circo comiéndose a los esclavos, y un buen día se dijo que eso no estaba bien y que no podía hacerse. Los medios nacieron como una búsqueda de la verdad, y tienen una tarea pedagógica con la que cumplir", dice.

Los políticos también se llevan su parte en Barrio Cero. "Se han olvidado de que por encima de todo debería estar su ideología", lamenta Javier Reverte. "Ahora lo que único que parece importarles son las encuestas de intención de voto".

Pero no todo es negativo en la peripecia de Mamá Romero. La protagonista libra su propia lucha interior, porque, según Reverte, "piensa que lo que ha hecho es horroroso, y porque precisamente son los pobres quienes, si se quedan sin leyes, estarán realmente desamparados, ya que los ricos tienen recursos para defenderse", afirma. "El ejemplo de la protagonista es el de una persona que tiene que hacer el esfuerzo de levantarse una y otra vez. Algo esperanzado dentro del drama del libro".

Por último, Reverte subraya que no le ha costado nada escribir sobre un personaje femenino en primera persona. "Crecí con tres hermanas, tenía muchas tías solteras, así que puedo escribir con cierta propiedad del universo femenino. Además, pienso que ahora los problemas de hombres y mujeres, ya sean el paro o la soledad, son muy parecidos. Las diferencias físicas son las únicas que se mantienen, por fortuna", apostilla.

  • 1