jueves, 17 enero 2019
23:02
, última actualización
Deportes

Sones de Nervión en Lieja

Muchos españoles en el exilio se acercaron al partido. La hinchada sevillista aprovechó la ‘huelga’ de animación local para mostrar su nutrido repertorio.

el 24 oct 2014 / 09:36 h.

Standard de Lieja – Sevilla FC. / Foto: Manuel Gómez Aficionados sevillistas en la grada del estadio belga. Foto: Manuel Gómez. Decir que el colorido ayer en el Maurice Dufrasne de Lieja era rojo y blanco es una obviedad por los colores coincidentes entre ambos equipos, pero la fría ciudad belga no tenía muchas ganas de fútbol debido a la mala situación por la que atraviesa el Standard. Todo lo contrario que el Sevilla Fútbol Club. Los aficionados nervionenses desplazados hasta Bélgica no se cansan de ver a su equipo y el partido de ayer sirvió para confraternizar con otros hinchas llegados hasta Lieja desde localidades cercanas: Huise, Brujas, Bruselas, Düsseldorf, etc... No se llenó el estadio del Standard, al que acuden habitualmente unas 25.000 personas. Y, aunque no fue un gran desplazamiento, sí que se notó la presencia de más sevillistas que en Rijeka a finales de septiembre. Había cierta alerta por el comportamiento de los grupos ultras de ambos clubes, aunque no se produjo ningún incidente. Los hinchas más radicales del Standard (que protagonizaron graves incidentes en Rotterdam en el partido ante el Feyenoord y que la liaron el fin de semana pasado) parecen tener su centro de atención en su propio equipo. Los sevillistas más calmados aprovecharon la mañana para visitar el centro de la ciudad, con algún que otro rincón de cierta belleza y un sinfín de posibilidades para degustar mil clases de cerveza. Llamó bastante la atención ver cómo los españoles residentes en Bélgica aprovechan cualquier visita de un equipo español para acercarse un poco más a su país. Las tierras belgas acogieron a muchos españoles hace decenas de años. Es el caso de Alfonso, asturiano de Mieres que lleva más de 50 años en Lieja. Curiosamente trabaja en el Maurice Dufrasne y reconoce que cada vez que va a jugar un equipo español le entran ganas de hacer una visita a España. En este sentido, se pudieron ver varias banderas españolas por las gradas del estadio, habiendo hinchas del Sevilla o españoles simpatizantes por un día del conjunto andaluz en dos zonas distintas del recinto. Algunos de ellos, habituales en los viajes del Sevilla por Europa, aprovecharon la ocasión para lucir la bufanda conmemorativa del Standard-Sevilla de 2008, como muestra de orgullo y fidelidad a lo que se está convirtiendo en tradición: acompañar al Sevilla en los desplazamientos por el Viejo Continente. El equipo de Unai Emery fue recibido a los sones del himno del Centenario sevillista, entonado por el grupo más ruidoso de hinchas españoles. El Standard de Lieja, por su parte, vio cómo se desplegaban varias pancartas de protesta que señalaban a los culpables del mal momento que atraviesa el equipo: “Club a la deriva en busca de dirigentes y de una identidad”, en claro ataque a su presidente, y “como la imagen de la dirección, aquí están los hinchas de cartón”, lema que lució en el otro lado del graderío, junto a unos muñecos de cartón y un grupo de hinchas del Standard en total silencio. Este clima propició que desde la tribuna de prensa se escucharan los gritos de los jugadores y que la alegre representación de aficionados sevillistas empezara un repertorio de las canciones habituales del Sánchez-Pizjuán que sonaron amplificadas. Lieja sonó a Nervión.

  • 1