Local

Sonidos en riesgo de extinción

Un proyecto captura la voz del pescadero o el ruido del afilador

el 03 dic 2010 / 20:17 h.

TAGS:

La voz del pescadero que pregona su género o la melodía con la que el afilador anuncia su presencia son hoy sonidos en peligro de extinción que se pierden entre el ruido del tráfico, pero también el objetivo de una asociación que se dedica a cazarlos para conservarlos en un mapa sonoro de Andalucía.


"Muchas profesiones se están perdiendo, entonces lo que hacemos es grabar sonidos como la lonja del pescado, fraguas, afiladores o pregoneros, que son muy tradicionales y que nuestros hijos no van a poder escuchar al estar en peligro de extinción", explicó a Efe el coordinador del proyecto, Andrés Garachana Chinowski. Armados con un micrófono y un localizador GPS, un grupo de cuatro ingenieros y técnicos de la Asociación Cultural El Sueño de Tesla agudizan su oído al pasar por mercados, calles concurridas, alrededores de colegios y otros lugares para capturar sonidos que despiertan recuerdos.


Para conocer la historia de los sonidos, además de grabarlos y colgarlos en su página web (www.tesladream.org), bajo licencias libres Creative Commons para que cualquiera pueda descargarlos, también entrevistan a las personas y recogen testimonios que describen cómo eran determinados espacios hace medio siglo. Aunque hay sonidos tradicionales que se echan en falta, Garachana declaró que los entrevistados coinciden en que hoy día "hay mucho ruido" procedente del tráfico, de la música o del alto volumen de la voz de las personas al hablar y aseguran que lo que más extrañan es el silencio.

Hasta el momento, esta asociación ha publicado 60 sonidos en riesgo de desaparecer pertenecientes a Málaga y en breve recorrerán el resto de provincias andaluzas hasta completar un mapa con el paisaje sonoro de la región en 2015. Según Garachana, esta labor de "rescatar la memoria sonora" está abierta a los ciudadanos, quienes pueden sugerir sonidos dignos de conservar y participar en el proceso de capturarlos y cartografiar el espacio en el que se encuentran a través de las nuevas tecnologías. Por ahora, la asociación sólo cuenta con financiación propia.

  • 1