Deportes

Sopor en La Manga entre Betis y Murcia

El Real Betis empieza a comprobar que el camino para regresar a Primera División está minado. Juego trabado, poca intensidad y escasas ocasiones de gol son los argumentos futbolìsticos de una categoría en la que los encuentros se deciden por pequeños detalles.

el 16 sep 2009 / 07:10 h.

S. Rodríguez

El Real Betis empieza a comprobar que el camino para regresar a Primera División está minado. Juego trabado, poca intensidad y escasas ocasiones de gol son los argumentos futbolìsticos de una categoría en la que los encuentros se deciden por pequeños detalles. El Real Murcia, otro equipo hecho para luchar por el ascenso, hizo ver al equipo de Antonio Tapia la realidad que le espera tras el partido disputado ayer en La Manga y que terminó con un nuevo empate sin goles.

Un fútbol con pocos espacios en el que prima el orden defensivo y el acierto en las pocas ocasiones que se presentan es lo que espera al Betis en esta nueva visita al 'infierno'. Ayer volvió a tener otro botón de muestra ante un adversario que tiene puesta su mirada, al igual que otros 15 equipos, en dar el salto a la máxima categoría. Con todo ello, el traje y la corbata tendrá que sustituirla por el mono de trabajo para competir con rivales, como el Murcia, que tienen bien aprendida la lección. Y mucho más cuando el Betis será la referencia y la rueda a seguir por el resto de conjuntos de la categoría.

El murcia salió mandando. El tedio se adueñó del encuentro desde su inicio y sólo el Murcia se asomó al área rival en el primer tramo del choque. Casto tuvo que intervenir con acierto en un peligroso remate de cabeza de Kike en el minuto 12 tras una buena combinación de ataque del equipo que prepara José Miguel Campos. La presión murciana hizo sentirse incómodo a un conjunto verdiblanco que en muchos momentos fue a remolque durante el primer periodo. El Betis se desperezó con un flojo disparo de Melli al saque de una falta en el minuto 28 que detuvo sin problemas Elias.

Poco después, Pavone reclamó penalti tras ser derribado en el área pimentonera. Parecía que los béticos empezaban a coger el control del esférico, pero fue un espejismo. Las imprecisiones volvieron y el Murcia volvió a apuntar hacia la portería andaluza. Kike volvió a disfrutar de otra buena oportunidad para marcar con un chut en buena posición que se fue por encima de la portería de Casto. El Betis respondió con una espectacular volea de Odonkor que no terminó en gol por muy poco.

Fue la única llegada con verdadero peligro del equipo de Antonio Tapia antes de llegar al final de los primeros 45 minutos.

El Betis cambió a casi todo su equipo en el segundo periodo. Tapia mantuvo el esquema 4-2-3-1 del primer tiempo con otras piezas como Rivas, Toni, Damiá, Iriney, Cañas, Caffa, que se adueñó del dorsal 11 de Mark González, con Xisco y Sergio García como jugadores más adelantados. El choque ganó en intensidad, sobre todo, con la velocidad del internacional verdiblanco y el balón estuvo más alejado de la portería sevillana.

El equipo bético tuvo un poco más de llegada tras el descanso aunque las ocasiones no se prodigaron en exceso. Pese a todo, fue el Murcia el que pudo adelantarse en el marcador con una buena oportunidad de Pedro que no acertó en el mano a mano con Casto. Dani Aquino, hijo del que fuera jugador bético hace años, puso a prueba a casto en una falta lateral a Casto cuando el partido regresaba al sopor de la primera parte.

Por su parte, Sergio García fue el único que envió el balón a la red, pero la jugada fue invalidada por fuera de juego. Faltaban cinco minutos para que el partido muriera y el tanto hubiera decantado el choque a favor de los béticos. De igual manera, el Murcia lo intentó al final con un disparo de Núñez que se marchó por encima de la cruceta.

  • 1