Deportes

Soria se convierte en una final para el Betis

La jornada no alejó al Betis del tercer clasificado, pero lo sitúa en una tesitura delicada. Si pierde ante el Numancia, el ascenso puede írsele a seis puntos de distancia.

el 03 ene 2010 / 20:53 h.

El entrenador del Real Betis, Antonio Tapia.
Pasó la primera jornada del año en Segunda, la decimoctava en total, y el Betis se ve ante el peligro de clausurar la primera vuelta en la peor situación de toda la temporada. Su merecido tropiezo ante el Huesca podría haber tenido consecuencias más negativas en la clasificación, pero el panorama se le torcerá sí o sí en caso de que no enmiende sus muchos problemas el próximo sábado en Soria. Una derrota ante el Numancia, de hecho, lo alejará de la zona de ascenso en un cien por cien de posibilidades. Y para colmo de males, Antonio Tapia deberá inventar una nueva alineación porque pierde a cuatro futbolistas y otro más, Juanma, padece unas molestias.

El Betis es séptimo. Ha perdido dos puestos porque lo adelantan el Numancia, cuarto tras vencer al Castellón (0-1), y el Nástic, sexto después de imponerse al Cádiz (0-1). La buena noticia es que su desventaja respecto a la zona de ascenso se mantiene en tres puntos, igual que antes de empatar con el Huesca, gracias a que ni el Cartagena ni el Rayo ganaron al Córdoba y al Levante, respectivamente. Es más, tampoco ha crecido su déficit de nueve puntos respecto al líder, el Hércules, porque la Real Sociedad empató con el Villarreal B.
La mala noticia para el Betis es que el partido de Los Pajaritos se ha convertido en lo más parecido a una final después de aquel encuentro contra Las Palmas. El hecho de enfrentarse a un rival directo tiene mucho que ver. Si el equipo verdiblanco pierde con el Numancia, el ascenso se le pondrá como mínimo a cinco puntos (los 32 que marcaría el propio conjunto soriano) y en el peor de los casos a seis (si el Cartagena gana en el campo del Hércules). Hay más opciones, porque en medio también están el Rayo, que juega en Córdoba, e incluso el Nástic, que recibe al Celta.

Si cae, y eso es lo que ha hecho en sus tres últimos viajes, el Betis podría volver a estar igual de mal que en su momento más lamentable de la temporada, después de perder y hacer el ridículo en Elche (3-0) en la decimotercerca jornada. Entonces bajó al undécimo puesto y también tuvo al tercer clasificado a seis puntos. Si gana, en cambio, adelantará al Numancia, aunque para retornar al tercer puesto tendría que esperar que el Cartagena pierda y que el Rayo y el Nástic no venzan.

El Betis, encima, afrontará la final de Soria con cuatro bajas, todas por sanción: Melli, Arzu y Emana, los tres titulares, y Rodri. Además, Juanma fue sustituido ante el Huesca por unas molestias musculares. En definitiva, Tapia está obligado a reinventar la alineación en Los Pajaritos. Le hacen falta un central para acompañar a Carlos García (o Rivas o Iriney) y un pivote... o dos, si retrasa a Iriney. El sábado, Mehmet Aurelio y Sunny fueron suplentes y Capi ni siquiera fue citado.

EL CALENDARIO LE DEPARA DOS MESES DE AÚPA. Al Betis le esperan a partir de ahora dos meses muy peligrosos, por las propias circunstancias del equipo y por el calendario. En lo que queda de enero, sin Emana durante todo el mes y sin Arzu durante un mínimo de dos semanas, el equipo de Tapia visitará al Numancia (cuarto), recibirá al Salamanca (octavo) y acabará con un doble viaje a los campos del Levante y el Córdoba, éste ya en el principio de la segunda vuelta. Febrero empezará para el Betis con un partido en casa contra el actual líder, el Hércules; luego visitará al Recreativo, recibirá al Albacete e irá a Cartagena (tercero). El primer partido de marzo, por último, será en Heliópolis contra el Rayo Vallecano (quinto).

  • 1