Cultura

Sotheby's 'está buscando' la pareja de 'Santa Rufina'

A las santas Justa y Rufina nunca se les dio culto por separado, al igual que tampoco se las representó iconográficamente en solitario. Los expertos coinciden pues, en que la Santa Rufina de Velázquez tuvo su pareja con un cuadro de Santa Justa. (Foto: El Correo).

el 15 sep 2009 / 01:34 h.

A las santas Justa y Rufina nunca se les dio culto por separado, al igual que tampoco se las representó iconográficamente en solitario. Los expertos coinciden pues, en que la Santa Rufina de Velázquez que se expone en la Fundación Focus tuvo su pareja con un cuadro de Santa Justa. El mismo que actualmente busca la casa de subastas Sotheby's de Londres.

Así lo aseguró ayer el director de Pintura Antigua de la casa de subastas británica, James McDonald, durante su conferencia La estimación de Velázquez en el mercado internacional, eje central de la segunda jornada del Simposio Internacional En torno a Santa Rufina: Velázquez de lo íntimo a lo cortesano, que la Fundación Focus-Abengoa clausura hoy en el Hospital de los venerables.

Para McDonald, la compra de Santa Rufina de Velázquez -que Sotheby's vendió a la Fundación Focus el pasado mes de julio por 12 millones de euros- fue "un acontecimiento a nivel mundial", de tal modo que la pieza que ya descansa en Sevilla "se ha convertido en uno de esos poquísimos cuadros en el mundo del que se sigue hablando tras su venta".

Quizás por eso, o por la "altísima cotización" de Velázquez en el mercado internacional -que se debe, en mayor parte, a su escasez-, McDonald desveló en una conversación con El Correo que "Sotheby's está trabajando en la búsqueda y la localización de la pareja de esta Santa Rufina, si es que aún existe", ya que "ni Velázquez ni ningún otro pintor las retrató en solitario".

En este sentido, el conservador de Sotheby's dudó de la extendida creencia entre los expertos que asegura que tan sólo quedan cinco o seis Velázquez en manos privadas en el mundo; es decir, suceptibles de aparecer en el mercado. "Puedo vaticinar que, en nuestras vidas, aún vamos a ver aparecer cuadros de Velázquez en el mercado". "Se dice incluso -añade McDonald- que la familia Wildestein, formada por los marchantes más importantes del planeta, pudiera tener escondidos en sus fondos varios cuadros de Velázquez".

Al calor de estas declaraciones, el director de Pintura Antigua de Sotheby's -que no tiene "ninguna constancia" de que el mercado de las casas de subastas internacionales vayan a ofrecer la compra de un Velázquez en un futuro próximo- se atrevió también a asegurar que, aunque la pieza no fuera "una obra maestra, alcanzaría "un precio increíble, un nuevo récord que daría mucha más perspectiva acerca del lugar que Velázquez ocupa en el mercado internacional".

'euforia latina'.

Asimismo, James McDonald alabó el ejemplo de Sevilla a la hora de adquirir una pieza como Santa Rufina: "Sevilla, y España por extensión, está demostrando de un tiempo a esta parte que no sólo le interesa proteger lo que tiene dentro de sus fronteras, sino que tiene el apetito y la sensibilidad pertinente como para recuperar su patrimonino". De este modo, afirmó que Santa Rufina "ya está en su casa" -"Ya ha viajado mucho durante 400 años y necesita descansar en su hogar", dijo McDonald- y recordó la memorable subasta del pasado 4 de julio como "uno de los momentos más bonitos vividos en su vida profesional".

Además de "enseñar al mundo que España es un país intersado, tenaz y perseverante, en hacer realidad sus sueños", la comitiva sevillana en Londres "imprimió a la sala de una euforia muy latina, muy española, que aún se recuerda" en un lugar "tan serio" como una casa de subastas británica.

juan carlos marset. Por su parte, el director del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales (Inaem) del Ministerio de Cultura, y delegado municipal de Cultura en el momento de la subasta, tuvo ocasión de participar en el simposio con la conferencia Política cultural y sociedad civil: a propósito de Santa Rufina.

Marset aprovechó la charla para recordar que la compra de Santa Rufina, en una estrategia conjunta entre el Ayuntamiento y la Fundación Focus, "merece una reflexión acerca de un posible paradigma nuevo, o infrecuente, al menos, en nuestro país, sobre las políticas culturales de cooperación entre la sociedad civil y las administraciones públicas". Así, "el hecho de que las políticas culturales sean responsabilidad fundamental de los poderes públicos, no exonera a la sociedad civil a la acción política cultural y a la exigencia de responsabilidades", indicó.

  • 1