Economía

«Soy conejillo de Indias. Pruebo todas las aceitunas del laboratorio»

El consejero delegado de la envasadora sevillana Internacional Olivarera (Interoliva) considera que queda mucho por inventar en el sector. Como ejemplos, aceitunas rellenas de algas para Asia y beneficiosas para la salud. Prioridad para la firma, el medio ambiente. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 02:26 h.

-Interoliva, tan importante para la industria de aceituna de mesa como desconocida

-Es la gran desconocida a nivel nacional porque aquí nuestras ventas son mínimas. En cambio, es un referente internacional de la aceituna española. Siempre hemos tenido espíritu exportador.

-¿Nada para España?

-Algo de marca blanca [para la distribución] y para alguna empresa, pero apenas un 2% de nuestra facturación anual.

-¿Y no existe la tentación?

-Sí. Estamos creando una estructura comercial para introducir nuestra marca emblema, Mario's. No es la prioridad número uno de la empresa, pero sí un objetivo.

-¿Cómo se articula Interoliva?

-Este año nos hemos constituido oficialmente como Grupo Interoliva, consolidando las cuentas de ocho empresas con actividades en los sectores aceitunero, agrícola, restauración, distribución [comercializadoras de sus productos] e inmobiliario [este último, gestión del patrimonio familiar].

-¿Restauración?

-Sí. Con el nombre de Contenedor, tenemos una tienda gastronómica de productos internacionales, desde Italia hasta Argentina, pasando por México o Tailandia, situada en la sevillana calle Laraña, y en breve abriremos otra en la zona de Bermejales.

-¿Sigue siendo EEUU el principal mercado?

-Sí, pero Europa crece a mayor velocidad y, como conjunto, pesa ya más que EEUU. En estos momentos estamos en 55 países, y de ellos con marca propia, en 26.

-¿Cómo afecta la revalorización del euro respecto al dólar?

-No mucho. Nuestros productos en EEUU se encarecen, sí, pero hemos compensado las pérdidas de unas cuentas [clientes] consiguiendo otras nuevas.

-La competencia crece. Túnez, Marruecos, Argelia, Turquía...

-No es algo nuevo. En el sistema globalizado en el que todos estamos involucrados, es normal que otros países fabriquen y envasen aceitunas de mesa. Lo que tenemos que aprovechar como empresa internacional que somos son las sinergias. Lo veo más como una oportunidad que como una amenaza y, de hecho, ahí están las inversiones del sector sevillano en el extranjero, como Argentina o Chile.

-Y también las crecientes importaciones españolas desde Argentina...

-Sí. Interoliva es defensora del producto nacional y creo que España tiene todavía suficiente capacidad competitiva para pelear.

-Números. ¿Cómo marchan los de la compañía?

-En 2007 alcanzamos los 50 millones de euros de facturación, de los que el 70% corresponde a aceituna de mesa, con 30.000 toneladas que representan en torno al 9% de toda la cosecha nacional, y para este año esperamos 54 millones.

-En aceituna de mesa, ¿está todo inventado?

-En absoluto. La innovación es una constante para nosotros. El año pasado lanzamos siete nuevos rellenos y mezclas de aceitunas y un envase. Siempre hay que estar diversificando, el departamento de I+D+I no es un florero, tiene que funcionar realmente.

-¿Qué es lo más raro que tenéis en rellenos?

-¿Lo más raro? Aceitunas rellenas de algas para los mercados asiáticos. Visualmente son muy atractivas.

-¿Y las ha probado?

-Sí. Un sabor peculiar. A quien le guste la comida asiática le gustará. Pruebo todo lo que sale del laboratorio, tanto lo que se lanza comercialmente como lo que no sale al final al mercado. Un conejillo de Indias.

(Lea la entrevista completa en la versión impresa de El Correo de Andalucía)

  • 1