Local

«Soy tranquila, pero no débil»

La nueva presidenta del PSOE-A asegura que Griñán todavía no le ha comunicado si seguirá o no al frente de la Consejería de Cultura, pero se muestra a su entera disposición.

el 19 mar 2010 / 21:19 h.

TAGS:

Rosa Torres, presidenta del PSOE-A y consejera de Cultura, posa en el Parlamento.

-¿Cuándo y cómo le propuso el secretario general del PSOE-A el cargo de presidenta del partido?
-Me lo propuso el jueves pasado, cuando le estaba comentando otros temas que tienen que ver con mi departamento. Como es un señor tan elegante y riguroso, me hizo una propuesta, sabiendo que mi respuesta iba a ser afirmativa porque siempre me he puesto a disposición del partido para lo que se me ha requerido.


-¿Se lo imaginaba? Su nombre no estaba en las quinielas.
-En absoluto. No me lo podía imaginar, pero me sorprendió muy gratamente.


-¿Cuál será su cometido concreto en la nueva ejecutiva?
-El presidente ha considerado que todos los puestos de la ejecutiva regional deben tener un nivel de responsabilidad. Más allá de que la presidencia siempre ha sido un elemento simbólico y de coordinación, él ha planteado que ahora tenga un papel activo, que sea la voz reconocida de la ejecutiva y a eso añadimos que no sólo será voz, sino también oído atento a la calle para llevar al partido todo lo que escuche fuera.


-Griñán ya anunció que quería otorgar más entidad a la presidencia. ¿Qué le ha pedido que haga en este puesto?
-Me reuniré con agentes sociales, colectivos y diferentes sectores profesionales que deben sentir que hay una línea de conexión directa no ya con el partido, algo que sin duda existe en las agrupaciones locales, sino con la comisión ejecutiva regional. Mi tarea será ser nexo de comunicación con todos aquellos que quieran acercarse al PSOE. Ya estamos estableciendo un calendario de reuniones.


-Además de ser voz y oído, ¿qué grado de decisión tendrá?
-Entiendo que pertenecer a la permanente, el núcleo más de praxis del partido, es un papel nuclear.


-¿Se identifica con el perfil que avanzó el presidente: una voz suave, comprensible...?
-Si él lo ha entendido así, lo habrá visto. A lo largo de toda mi vida he intentado algo utópico: hacer felices a las personas. Intento buscar siempre la cara positiva a todo. Eso me ha ayudado a superar algunas dificultades y espero que me siga ayudando. Suelo ser tranquila, lo que no quiere decir que sea débil ni en mis planteamientos ideológicos ni en mis convicciones de cómo hay que hacer la política para servir a la ciudadanía. El presidente lo explica muy bien. Nos dice que si le ponemos a cada calificativo el contrario, tendremos más claro lo que ese calificativo quiere decir. Él contrapone suave a áspero, no a débil.


-El PP critica que Griñán "use" a la mujer para este cargo.
-Hay un refrán que vendría muy bien para contestarles pero no voy a decirlo. Este tipo de análisis hace transparente lo que realmente piensa el PP, que es que Griñán ha hecho lo que ellos harían con la mujer. El PSOE tiene una larguísima tradición de lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y a la vista está. Otros partidos se han beneficiado de este trabajo.


-El presidente dijo que quería dedicación exclusiva de su ejecutiva, luego no lo vio necesario en su caso. ¿Usted cree que la presidencia del PSOE-A es incompatible con ser consejera?
-El presidente tiene muy claro lo que quiere y va a actuar en consecuencia. A mí, me pida lo que me pida, daré hasta la última gota de mi energía, pero esa decisión sólo la tomará él.


-Si no tiene que dejar Cultura ¿no se interpretaría como que la presidencia no tiene tanta responsabilidad?
-Mire, las cosas se interpretarán como cada uno quiera interpretarlas. No hay que tomar las decisiones pensando en eso, sino en lo que realmente queremos hacer.


-Le pido su opinión. ¿Considera que Cultura debe seguir siendo un departamento único o podría unirse a otro?
-Lo que yo pienso sobre este asunto, si se me pide opinión se la daré a quien corresponda. Fuera de ese contexto mi opinión no tiene más valor. Es absurdo, un desgaste de energía innecesario. Si quien tiene que tomar la decisión pide mi opinión, se la daré.


-¿Cree que si se fusionara con Turismo, Luciano Alonso, que también es de Málaga, sería un buen consejero de ambas áreas?
-Se han dicho tantas cosas que al final no han sido acertadas, que cualquier consideración ahora no deja de ser una opinión. Le reitero que ni debo ni voy a entrar en ese tipo de especulaciones.


-¿La gente percibirá el cambio que quiere visualizar Griñán?
-Se va a notar sin duda porque la nueva ejecutiva tendrá su sello propio. El cambio que se ha producido está pensado para afrontar una nueva situación económica. El PSOE siempre ha sabido evolucionar y ahora el partido debe estar atento a los cambios de la sociedad. En el partido no hay quiebras. El congreso ha dejado claro que ha sido absolutamente de éxito.


-¿Griñán ha hecho el equipo que ha querido o ha tenido que ceder a presiones territoriales?

-Una cosa es que toda Andalucía, todas las agrupaciones provinciales, deben verse representadas en la ejecutiva y otra es que se funcione por el sistema matemático de cuotas. El resultado de la votación democrática transparenta que las agrupaciones provinciales están satisfechas con el equipo. El secretario general, sin duda, ha hecho no lo que quería, sino lo que ha considerado más idóneo.

-Las municipales es el reto más inminente. En las capitales, ¿apuesta por candidatos potentes de fuera o por los que vienen trabajando ya en esas ciudades?

-Tenemos muchos compañeros de gran valía dispuestos a afrontar las municipales. Mire, el mejor valor de la democracia es que no es exacta, nadie sabe lo que piensan los ciudadanos. Podemos elegir una persona de gran renombre y que los ciudadanos no lo estimen oportuno, podemos hacer lo contrario y que tampoco funcione. Es un proceso complejo, pero lo afrontaremos con éxito.

  • 1