Cultura

'Soy un humorista de Broadway con suerte'

"Pienso que no he aportado nada verdaderamente significativo al cine... Soy un humorista de Brooklyn y Broadway que ha tenido mucha suerte". Así se define Woody Allen, uno de los cineastas más respetados, con 38 películas a su espalda, en el libro Conversaciones con Woody Allen, de Eric Lax.

el 15 sep 2009 / 10:55 h.

"Pienso que no he aportado nada verdaderamente significativo al cine... Soy un humorista de Brooklyn y Broadway que ha tenido mucha suerte". Así se define Woody Allen, uno de los cineastas más respetados, con 38 películas a su espalda, en el libro Conversaciones con Woody Allen, de Eric Lax.

Un libro que saldrá a la calle el 12 de septiembre y en el que el cineasta neoyorquino abre al público, por primera vez, las puertas de su taller creativo y muestra al lector sus pensamientos, sus gustos y todas las facetas de su trabajo: su labor como guionista, actor, director o compositor, a través de miles de anécdotas plagadas de humor.

Y todo ello de la mano de Eric Lax, el autor de la biografía oficial de Allen, que se publicó en 1991, y colaborador habitual de The New York Times, Vanity Fair y Esquire, entre otros medios, quien ha compartido, durante más de tres largas décadas, horas de conversación e intimidad con el director de Annie Hall.

"Un álbum de fotos recopilados a lo largo de media vida que ofrecen una clara imagen de transformación desde sus inicios en el cine hasta llegar a convertirse en uno de los directores más aclamados del mundo", explica Eric Lax, en el prólogo.

En Conversaciones con Woody Allen, el cineasta habla de sus ídolos Bob Hope y Groucho Marx, y de sus actores favoritos: Marlon Brando, Alan Alda, Michael Caine, John Cusak o Jack Nicolson, y también de sus actrices: Diane Keaton, Mia Farrow, Scarlett Johanson o Charlize Theron.

Un volumen en el que en sus casi 500 páginas y decenas de imágenes queda abrochada, la trayectoria vital e intelectual de este gran creador. Lax explica que Allen es la antítesis del personaje que interpreta, el hombre desesperado y en crisis. "En el mundo real es el dueño de su trabajo y de su tiempo", declara.

  • 1