martes, 23 abril 2019
08:00
, última actualización
Deportes

Sporting: un mes de Segunda y dos de equipo Champions

Los negros nubarrones que había sobre Gijón allá por septiembre han desaparecido. En cuestión de dos meses, el Sporting se ha encargado de despejar el cielo a base de victorias, hasta el punto de tener en estos momentos muy cerca los puestos que dan derecho a disputar competición continental.

el 15 sep 2009 / 18:46 h.

Los negros nubarrones que había sobre Gijón allá por septiembre han desaparecido. En cuestión de dos meses, el Sporting se ha encargado de despejar el cielo a base de victorias, hasta el punto de tener en estos momentos muy cerca los puestos que dan derecho a disputar competición continental.

De aquel equipo sentenciado por casi todos en el arranque de temporada debido a sus pésimos resultados sólo queda el recuerdo. Cinco derrotas consecutivas (Getafe, Sevilla, Barcelona, Real Madrid y Villarreal) y la frioleara de veinte goles recibidos -cuatro de media- hicieron que el regreso de este histórico del fútbol español a Primera dejara de ser para él un acontecimiento y se convertiera en un auténtico calvario. Todo se puso en duda: la calidad del equipo, la valía de Manuel Preciado para dirigir este proyecto desde el banquillo... Se le daba por descendido con sólo cinco jornadas disputadas.

Sin embargo, tirando de ese escudo que en su día defendieron futbolistas de la talla de Quini, Jiménez, Joaquín, Eloy, Churruca, Uría, Cundi, Ablanedo, Luis Enrique, Abelardo o David Villa, el Sporting ha demostrado que su regreso a Primera no es una simple anécdota. Si en el mes de septiembre sus resultados fueron de equipo destinado a regresar a Segunda, en octubre y noviembre han sido de equipo Champions: cinco victorias en los seis partidos disputados, siendo el tercer y cuarto mejor conjunto respectivamente de la Liga en estos dos últimos meses.

Gran parte del cambio experimentado reside en su notoria mejoría defensiva. En las cinco primeras jornadas recibió veinte goles, mientras que en las seis últimas tan sólo ha encajado cinco. A ello hay que unir su espectacular bagaje ofensivo: trece goles marcados en seis partidos, a más de dos de media.

Los números no hacen sino poner de manifiesto el cambio experimentado y que han vivido en sus carnes Osasuna, Dépor, Numancia y Valencia, equipos a los que tumbó. Además, le daba igual hacerlo en su estadio o lejos de El Molinón. El caso más reciente es el del conjunto che, al que goleó (2-3) en Mestalla.

Todo esto ha hecho que al Sporting le cambie la cara. Situado a sólo dos puntos del sexto clasificado, hoy por hoy disfruta verdaderamente de su regreso a la máxima categoría del fútbol español. Ha sabido hacer lo más difícil, que es resurgir de las cenizas, y eso le convierte en un adversario muy, muy peligroso.

  • 1