Cultura

Sr. Chinarro: «Voy a pasarme al club de los escritores»

Si la expresión pequeño fenómeno de masas no fuera una paradoja, a Sr. Chinarro le vendría como anillo al dedo. Tras el éxito de crítica y público de su álbum El mundo según, el martes regresa a los escaparates con Ronroneando (Mushroom Pillow), una docena de canciones de desamor.

el 15 sep 2009 / 02:27 h.

Si la expresión pequeño fenómeno de masas no fuera una paradoja, a Sr. Chinarro le vendría como anillo al dedo. Tras el éxito de crítica y público de su álbum El mundo según, el martes regresa a los escaparates con Ronroneando (Mushroom Pillow), una docena de canciones de desamor con el sello característico del sevillano Antonio Luque.

En la factoría de Sr. Chinarro todo se cuida al detalle, desde la hermosa portada de Maltieri a la masterización en California de John Golden -Sonic Youth, Primus-, pasando por el título, que es la guinda a varios meses de trabajo. "Salió después de barajar muchos títulos. Iba mandando a la compañía los que se me ocurrían por sms, hasta que dimos con éste", recuerda Luque. "Vivo en un sitio con muchos gatos, animales que van a su bola y emiten un sonido que parece el llanto de un niño pequeño, pero en realidad es que están en celo. Un poco como me sentía yo", agrega.

Alzados en los altares del indie ibérico, a Luque y su banda le ha salido un disco de desamor que sabe proyectar una mirada irónica sobre las tragedias sentimentales. "Si me enamoro algún día/ me desenamoraré/ para tener la alegría/ de enamorarme otra vez", cita por sevillanas, y reflexiona: "Veo a muchas familias un poco frustradas, que al casarse pierden la dirección y sólo se divierten saliendo de compras". Se le comenta la actual media española de duración de parejas. "¿Siete años? No está mal", cabecea el cantante.

Cuando se le pregunta qué ventas o galardones harían que este disco sea de su máxima satisfacción, no duda: "Que la gente que asiste a nuestros conciertos siga creciendo".

Referente Nocilla. Invocado a menudo como un referente por los escritores de la llamada Generación Nocilla, Antonio Luque, un autor cuyas letras siempre han estado muy por encima de la media, siente que tal vez ha llegado la hora de poner a prueba su pluma sin un respaldo instrumental. "Agustín Fernández Mallo [autor de Nocilla dream y mascarón de proa de la citada Generación Nocilla] es seguidor nuestro desde hace tiempo, y tanto él como otros amigos me han animado a escribir", afirma.

"Estoy deseando pasarme al bando de los escritores: todavía no ha llegado la hora en que la gente se baje masivamente los libros de internet", dice el músico, que ya tiene abordada una primera novela. "Ahora tengo un poco de miedo de que todas las cosas buenas que han dicho de mi música se vuelvan malas con mi literatura, aunque sólo sea para compensar", apostilla.

  • 1