Local

Subasta de una treintena de barcos abandonados


el 05 ago 2012 / 12:18 h.

TAGS:

La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía abre este lunes el proceso de adjudicación de 33 embarcaciones que han quedado abandonadas durante los últimos años en siete puertos autonómicos gestionados directamente por la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, una subasta para la que se han recibido, en el plazo habilitado para ello, que concluyó el pasado día 31 de julio, un total de 323 ofertas de interesados en participar en la misma y adquirir alguno de dichos barcos.

 

Un tercio de las citadas 33 embarcaciones -un total de once- han sido abandonadas en el puerto de Barbate (Cádiz); otras siete en el puerto del municipio gaditano de Rota; cinco en Chipiona (Cádiz), cuatro en Puerto América, ubicado en la capital gaditana; tres en Caleta de Vélez-Málaga (Málaga); dos en Sancti Petri de Chiclana de la Frontera (Cádiz), y una en el puerto de Ayamonte (Huelva), según los datos facilitados por la Consejería en una nota.

El precio de salida de las pujas oscila entre los 500 y los 25.000 euros en función de la eslora de cada embarcación y del estado de deterioro que presentan, algo que puede consultarse en la página web de la Agencia de Puertos -'www.puertosdeandalucia.com'-, donde se detallan las características de cada barco y se ofrece una fotografía de los mismos.

Los barcos que entrarán en esta subasta coinciden en ser embarcaciones que no reúnen los "requisitos mínimos" para la navegación de recreo y que carecen de la documentación pertinente, por lo que, según ha recordado la Junta, corresponderá a sus futuros dueños la responsabilidad de solventar estos problemas antes de hacerse con ellos de nuevo a la mar.

El proceso de adjudicación se realizará desde la oferta económica más alta. En caso de empate entre dos o más ofertas, se adjudicarán primando la fecha de presentación de la oferta más temprana al inicio del proceso. Si aún así se mantiene el empate, se realizará una puja individual en sobres cerrados, a presentar antes del día y hora que fije la mesa de la subasta. En el supuesto de persistir el empate, la embarcación se sortearía públicamente entre los ofertantes.

Una vez abiertos los sobres este lunes, el proceso de adjudicación se realizará en los 15 días restantes, de manera que los nuevos propietarios puedan abonar la cantidad acordada y en un mes retiren la nave. Si el adjudicatario incumpliera estos plazos "de forma injustificada", el barco se volvería a adjudicar, esta vez a la segunda mejor oferta presentada en la subasta. Los que no resulten adjudicados en todo este proceso serán desguazados y sus restos tratados como residuos.

 

  • 1