Deportes

Sufrir y ser líder ante un play-off a dos partidos

El fallo de Emana en el penalti generó algún sufrimiento añadido al Betis, que al fin sacó adelante el típico partido-trampa: aunque fuese pidiendo la hora y con benevolencia arbitral en el tanto anulado al Salamanca.

el 19 mar 2011 / 22:35 h.

Miguel García, junto a Tomás Calero.

Al margen de lo que haga el Celta hoy, ya está claro que dos equipos del trío Betis-Rayo-Celta serán los que asciendan directamente. 

El descartado quedará abocado al 'via crucis' de un play-off que será como caminar sobre el abismo. Para ir concretando el asunto, el Betis se enfrenta desde ya a otro play-off, con visita inmediata a Vallecas y recepción al Celta a la semana siguiente. Son dos partidos de los que valen seis puntos, o incluso más: los tres que tú ganas, los que impides sumar al contrario, y, eventualmente... el punto extra del cociente directo. Así las cosas, lo mejor es llegar a esos partidos con la mínima presión.   

Y el Betis ya sabe que llega lider, gracias al gol de Salva Sevilla. Sin recuperar aún la fluidez de la primera vuelta, el equipo está imbuido (por Mel, evidentemente) de una idea agonística. Da la sensación de que ya todo el mundo tiene claro que lo único que queda es luchar, luchar y luchar. Después, ya veremos. "A galopar, a galopar hasta enterrarlos en el mar", escribió Rafael Alberti y cantó Paco Ibáñez. No parece que el Betis piense en enterrar a nadie en el mar, pero, evidentemente... galopa.

Así que el Betis va sacando adelante los partidos con ese plus de sufrimiento que tapa la cicatriz de confianza abierta por las cinco derrotas consecutivas. El infortunio de Miki Roqué parece haber rearmado o cohesionado moralmente al equipo, que ahora da la impresión de no tener toalla que arrojar.

Es la mejor manera de plantear las cosas, con Vallecas y el Celta en lontananza. Pese a las dificultades y al error en el penalti, el Betis ganó al Salamanca sencillamente porque siempre supo que se trataba de un partido arisco en el que todo dependía de su moral de combate. El resto fue el gol de Salva Sevilla y la jugada dudosa de final de partido en el área de Casto. Pero primero había que luchar, galopar y combatir. Lo demás, ya se verá en Vallecas y ante el Celta. El Betis empieza su play-off particular.

  • 1