sábado, 16 febrero 2019
20:02
, última actualización
Deportes

Suiza confía en la fiabilidad de sus promesas

Advertida por sus recientes sinsabores internacionales, especialmente en la última Eurocopa, que afrontó como anfitrión junto a Austria, pero estimulada por la fiabilidad de sus jóvenes, Suiza tiene cita en Sudáfrica para superar la barrera de los octavos de final, su techo.

el 09 jun 2010 / 10:44 h.

FICHA TÉCNICA

Entrenador: Ottmar Hitzfeld (Alemania)

Capitán: Alexander Frei (31 años, Basilea)

Palmarés: Medalla de Plata en los JJOO de 1924

 

 

El triunfo del combinado helvético en el Mundial sub 17 de Nigeria es un aliciente de futuro para el país, carente, sin embargo, de logros de mención en el panorama internacional en las categorías absolutas.

Sin trascendencia internacional, Suiza comparte grupo, el "H", con España, Honduras y Chile. Consciente de sus limitaciones, el bloque suizo fija sus pretensiones en la segunda plaza. Por detrás de España, a la que considera favorita de inicio como primera del cuarteto.

Alcanzar los cuartos de final, es decir, una ronda más que el tope conseguido en Estados Unidos 1994 y Alemania 2006, cuando estuvo entre las dieciséis mejores del torneo, es la meta del combinado del alemán Ottmar Hitzfeld, que asumió las riendas del equipo en lugar de Jakob 'Kobi' Kuhn, al que le costó el cargo el gris transitar por la última Eurocopa.

Suiza estuvo cerca de situarse entre las ocho mejores del mundo en Alemania 2006, la última de sus nueve participaciones mundialistas.

Allí no encajó gol alguno en los cuatro partidos que jugó pero tuvo que abandonar el torneo por el lanzamiento de penaltis en el choque contra Ucrania. Aún figura como el único equipo en la historia de un Mundial imbatido en el transcurso de un torneo.

Hitfeld ha acentuado la influencia del fútbol alemán, tradicional de por sí, debido a la proximidad. El estilo germano está presente en el fútbol helvético. Una defensa ajustada en las marcas y ordenada. Fortaleza defensiva y velocidad para salir a la contra. Pero no es Suiza un equipo conservador. Se basa en la presión y aprovecha las bandas.

El cambio generacional impuesto por Hitzfeld ha sido paulatino pero evidente. En la portería, por ejemplo, terminó con la trayectoria de Pascal Zuberbühler en beneficio de Diego Benaglio, que asumió la responsabilidad en la meta durante el trayecto hacia el Mundial, en el que Suiza quedó primero de su grupo.

El cuadro helvético saldó con seis victorias, tres empates y una derrota su paso por la fase de clasificación. Sólo cayó ante Luxemburgo, en la segunda jornada, y superó en la tabla a Grecia, que tuvo que ganarse su puesto mundialista en la repesca.

En la lista de los 23 convocados por el seleccionador para el Mundial, sorprendió la presencia del joven extremo del Basilea Xherdan Shaqiri, de 18 años, y la ausencia del delantero del Nuremberg Albert Bunjaku, autor de doce goles en la Bundesliga.

La base del equipo está formada por los defensas Stephan Lichtsteiner, del Grassophers, Phillippe Senderos, del Arsenal, Stéphane Grichting, del Auxerre; los centrocampistas Benjamin Huggel, del Basilea, Tranquillo Barnetta, del Bayer Leverkusen, Gokhan Inler, del Udinese italiano, o el futbolista de origen turco, Hakan Yakin, del Lucerna.

A ellos se unen los delanteros Blaise N'Kufo, de origen congoleño, un fijo, del Twente, Eren Derdiyok, del Bayer Leverkusen o el veterano Alexander Frei, del Basilea.

Hitfield también ha contado con jugadores como Christoph Spycher, defensa del Eintracht Francfort, Gelson Fernandes, centrocampista del Saint Etienne, o Marco Paladino, del Sampdoria italiano.

  • 1