Deportes

SuperMario es la amenaza

La Copa de la UEFA abre un paréntesis en la trayectoria liguera del Sevilla para abrir el fuego en el grupo más duro de cuantos ha tenido desde que el torneo se disputa bajo el actual formato. El Stuttgart, un histórico del fútbol alemán, es su primer rival, y llega con su estrella, Mario Gómez, y? Boulahrouz.

el 15 sep 2009 / 17:12 h.

La Copa de la UEFA abre un paréntesis en la trayectoria liguera del Sevilla para abrir el fuego en el grupo más duro de cuantos ha tenido desde que el torneo se disputa bajo el actual formato. El Stuttgart, un histórico del fútbol alemán, es su primer rival, y llega con su estrella, Mario Gómez, y? Boulahrouz.

Dado el momento por el que pasa, pocas cosas preocupan más en estos momentos al Sevilla que recuperar a jugadores de peso como Kanouté, Diego Capel o Dragutinovic. La buena noticia es que, por fin, Luis Fabiano está a disposición de Manolo Jiménez.

El brasileño se probará antes del partido para saber si está en condiciones de jugar. Así lo ha revelado el técnico, sabedor de que pese a que el equipo rinde ya incluso sin sus principales estrellas, la presencia de Luis Fabiano en el choque contra el Stuttgart es importante. La suya y la de Renato, otra de las posibles novedades del once que saltará al Sánchez Pizjuán para prolongar la racha victoriosa.

Jiménez es prudente a la hora de hablar de O Fabuloso. No quiere que se rompa y por eso habrá que estar también muy pendiente de las condiciones meteorológicas, ya que apuntan lluvia intensa a lo largo de todo el día y eso puede ser un hándicap.

En cualquier caso, nada hace temblar actualmente al equipo: ni la ausencia de Kanouté, ni la de Dragunitovic, ni la de Javi Navarro, ni la del propio Luis Fabiano. Las rotaciones primero y la respuesta, con el paso de los partidos, de los jugadores menos habituales obligan a confiar en un equipo que está creciendo desde su excelente nivel defensivo y al que sólo le falta tener esa pegada que le han dado siempre sus habituales jugadores de ataque.

Jiménez se ha tomado muy en serio la Copa de la UEFA. Sabe que no es la Champions y que la espina que ésta dejó clavada sigue ahí, pero también que el torneo puede ser una fuente de alegrías para club y afición, así como para mantener el nivel de juego dada la entidad de los rivales que han caído en suerte esta vez.

Mario Gómez, de madre alemana, padre español -llamado Pepe- y nieto de un emigrante granadino de Albuñán, es la gran amenaza. Le apodan Supermario y su 1,98 de estatura y su calidad le han convertido en una de las referencias actuales del fútbol germano y, junto a Miroslav Klose, delantero del a selección.

En el Stuttgart es el máximo goleador (cinco tantos en competición continental y tres en la Bundesliga), la referencia ofensiva de un equipo que en los últimos cinco años ha disputado dos veces la Liga de Campeones y que, pese a su irregular temporada, puede crear serios problemas.

Pero es que el Suttgart no es sólo Supermario. Hitzlperger, su capitán, también juega en la subcampeona de Europa, al igual que el meta Lehmann. El suizo Magnin y el rumano Marica también estuvieron en la cita de este verano.

Pardo y Cacau son otras de las referencias de un equipo que no podrá contar por lesión con Bastürk, Simak y Khedir. Sí estará un viejo conocido: Boulahrouz. El holandés pasó por Nervión con más pena que se le mira con lupa tras disputar la Eurocopa después de un año lesionado y sin contar nada aquí.

En cualquier caso, si el Sevilla funciona como debe, como suele últimamente, pocas cosas pueden asustarle. Y no es hablar por hablar. Trece partidos consecutivos sin perder es suficiente aval como para creer en sus posibilidades, estén o no sus principales figuras, Fazio, Renato y Luis Fabiano, siempre a expensa de esa última prueba y de lo pesado que pueda estar el césped por la lluvia, se perfilan como las principales novedades.

El joven argentino, ya recuperado, puede reforzar el centro del campo y el juego aéreo (Mario Gómez); y Renato, volver a la media punta si Acosta regresa al banquillo siempre que Jesús Navas se encuentre al cien por cien.

  • 1