Local

Sus Majestades van entrenando

Melchor, Gaspar y Baltasar ultiman su preparación para salir a repartir ilusión.

el 30 dic 2009 / 21:15 h.

TAGS:

Expectación. Los Reyes, acompañados de miembros del Ateneo, ayer en el restaurante La Raza.
Ya están guardándose las fuerzas para la tarde del día 5. Un desayuno a base de roscón -cómo no- y un recordatorio de las últimas anécdotas para levantar todavía más a Sus Majestades las ansias de ser Reyes Magos. Preparados e ilusionados están a partes iguales.

El presidente del Ateneo de Sevilla, Enrique Barrero, se arrancó con los recuerdos de otras dinastías monárquicas e hizo referencia a la Cabalgata de 2005 y a su rey Gaspar, el presidente de Heineken, Carlos de Jaureguiza, cuando se sorprendía de cada nueva convocatoria y del creciente interés de los medios por su persona más por ser rey mago que por dirigir una gran empresa con un importante papel en la ciudad.

Con la mirada puesta en el cielo, y "rezándole a todos los santos", Melchor (Manuel Codes), Gaspar (Felipe Cecilia) y Baltasar (Antonio Rodríguez de la Borbolla) se preparan para llevar la corona y lanzar cuantos más caramelos, mejor. Y para eso no dudan en entrenar.

Codes, que lleva más de 30 años dedicados a la medicina, lo tiene claro: "Ya he empezado a hacer ejercicio. No soy un forofo del deporte, pero tengo que confesar que me he asustado por los comentarios de algunos de mis predecesores y me he puesto manos a la obra". El doctor, que dirige el área de Oncología del hospital Virgen Macarena, reconoció que llevaba años sin coger vacaciones en Navidad y que éste lleva ya una semana. "Es una enorme satisfacción para mí como sevillano, pero lo más importante es cómo lo está viviendo mi familia. Estamos en una nube", sentenció.

Otro rey que está como una moto es Gaspar: "Siento un entusiasmo, una ilusión y una sensación de fiesta prolongada que es difícil de transmitir". El presidente-director de Cáritas, de familia humilde con diez hijos en la posguerra, se ha vuelto más niño "sin proponérselo": "He vuelto a mi infancia, a la nostalgia de un tiempo también de necesidad". Felipe Cecilia aprovechó para pedir un deseo a los Reyes de Oriente y al nuevo año: "Trabajo para todos y que haya paz nacida del corazón". Desde la entidad que preside hizo también un llamamiento a la ciudadanía sevillana para que siga siendo "igual de solidaria o más que hasta ahora".

Baltasar, presidente en sus ratos como plebeyo del Círculo de Labradores -club que celebró este año su 150 aniversario-, también reconoció que ha caído "en la tentación definitiva de hacer ejercicio después de 40 años sin hacer gimnasia". Antonio Rodríguez de la Borbolla contó que ha estado lesionado, "pero ya estoy en plena forma", se apresuró a tranquilizar. El rey Baltasar hizo hincapié en que en esta edición de la Cabalgata del Ateneo, por primera vez, la Guardia Civil va a participar con todoterrenos que tirarán de 25 carrozas. "Los agentes de la Guardia Civil se han ofrecido voluntarios para ayudar y para disfrutar también de la fiesta".

Para apaciguar las miradas incesantes al cielo, Juan Ortega, director de la Cabalgata, contó que "un amigo de la NASA" le ha asegurado que no lloverá. "La Cabalgata nunca se ha quedado sin salir por la lluvia", sentenció.
Ortega hizo balance de la reforma que desde 2006 ha emprendido la actual junta directiva del Ateneo -que se renueva el próximo 18 de enero- para sustituir la estructura de las carrozas. Recordó que este año se estrenan seis carrozas y que no se puede quedar con ninguna, "es como si se le pregunta a un padre por a cuál de sus hijos quiere más".

El itinerario puede modificarse 

La Cabalgata de Reyes modificará previsiblemente su recorrido debido al gran número de obras y vallas que se localizan en algunas de las calles por las que pasa el Cortejo Real. Así, aunque aún no es definitivo, el Ateneo se plantea junto al Cecop y la Policía Local que una vez que la cabalgata salga de Felipe II, en lugar de ir hacia la avenida de la Borbolla y la Enramadilla como estaba previsto, gire a la izquierda hacia Ramón Carande para llegar así a la avenida de la Buhaira.

También la lluvia puede afectar a otro tramo del recorrido, ya que si el agua cae de forma abundante, los organizadores del Ateneo pretenden evitar las calles estrechas y desfilar por avenidas anchas. Esta decisión obligaría a ir por el Puente de los Bomberos, desde donde enfilarían a la derecha, por Menéndez y Pelayo y la Ronda para llegar a José Laguillo, sacrificando el paso por Eduardo Dato y la calle Moreno Galván.

El recorrido definitivo, en cualquier caso, se sabrá el próximo domingo 3 de enero, después de que el día 2 el Ateneo haga el tradicional recorrido nocturno para comprobar las últimas incidencias en las calles por las que pasa el cortejo.

En cuanto al paso por el Puente de Triana, Anselmo Valdés, responsable de la Cabalgata en la calle, señaló que, aunque "antiestéticas", las vallas no supondrán un problema. Además, apuntó, "la Policía Local desplegará un dispositivo especial para evitar incidentes".

En materia operativa, los responsables de la Cabalgata recordaron que los padres de los pequeños que van en las carrozas no podrán acceder al interior de la nave desde donde sale la Comitiva Real. "Pedimos que colaboren y que entiendan que sería imposible que entraran ellos, los niños y los miembros de la organización".

 

  • 1