Local

Sus señorías tampoco concilian

El libro ‘Diputadas' , editado por el Parlamento de Andalucía, retrata a 1.100 políticas de la autonomía y oye sus problemas y opiniones sobre el papel de la mujer en la vida pública.

el 29 mar 2011 / 21:34 h.

TAGS:

En el centro, el autor del libro, Rafael Rodríguez y la presidenta Fuensanta Coves, junto a diputadas andaluzas.

"Un vademécum de la mujer en la política andaluza". Así describió ayer la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, el libro Diputadas, escrito por el periodista Rafael Rodríguez, y que recoge la vida de las 1.100 políticas que han participado en la vida pública andaluza en los últimos años.

El libro, editado por el Parlamento, incluye una encuesta pionera, realizada en colaboración con el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía (Capdea), entre las 139 mujeres diputadas en la Cámara desde su constitución en 1982 hasta finales de 2010.

El sondeo demuestra que sus señorías, mejor preparadas que ellos (el 53,8% son licenciadas universitarias) se enfrentan a los mismos problemas que cualquier otra mujer trabajadora. El 52,5% asegura encontrar dificultades para conciliar su vida familiar y sus compromisos políticos. La mitad está casada y el 70% tiene hijos. El 31,3% confiesa tener problemas con "el club de hombres predominante en el Parlamento". Y un 27,5%, admite que hay una serie de normas no escritas que afectan negativamente a la participación de las mujeres en el trabajo parlamentario, mientras que un 18,8% denuncia que en la tribuna del hemiciclo se siguen sucediendo los comentarios peyorativos.

Pese a las dificultades que las diputadas constatan en su trabajo, son optimistas sobre la evolución de la mujer en la política. El 76,3% cree que el peso político de las mujeres en el Parlamento ha aumentado. Y casi el 78% declara que ve "muy probable o bastante probable" que haya pronto una presidenta de la Junta. Hoy ninguno de los partidos que concurren a las autonómicas en 2012 apuestan por una mujer como cabeza de cartel.

Como recuerda el autor del libro el primer Gobierno andaluz paritario, integrado por ocho consejeras y seis consejeros, lo constituyó Manuel Chaves en 2004. El mismo año que por vez primera una mujer, Mar Moreno, llegó a la presidencia del Parlamento. Cuatro años después, en 2008, el Parlamento andaluz se convierte en el quinto de España con mayor presencia de mujeres (45,8%) y en Europa solo lo supera la Cámara sueca.

Las diputadas tienen una vida política más corta que la de sus compañeros.De media, seis años. La que más estuvo en la Cámara fue la socialista Chiqui Gutiérrez del Alamo, 18 años, y la más breve, Bibiana Aido, 11 días. Además ellas dejan la vida pública con más amargura que sus compañeros, por una decisión unilateral de la dirección de su grupo o por "discrepancias" con sus partidos. Se confirma otro tópico: las chicas son guerreras.

  • 1