domingo, 16 diciembre 2018
05:20
, última actualización
Local

Díaz: “El adelanto electoral no es un malentendido, es por un giro radical de IU”

La presidenta de la Junta disuelve el Parlamento y convoca las autonómicas el 22 de marzo. Atribuye la ruptura al intento de sus socios de distanciarse del PSOE para converger con Podemos.

el 26 ene 2015 / 14:22 h.

TAGS:

susana-valderas “Lo que ha sucedido entre los socios y ha provocado el adelanto electoral no es un equívoco ni un malentendido, es un giro radical en la nueva dirección nacional de IU el pasado otoño. El pacto con IU, único referente de coalición de dos partidos de izquierdas en España, se había convertido en un obstáculo para algunos. Desconozco si hay motivos de convergencia con otras fuerzas, pero no estaba dispuesta a permitir que Andalucía se convierta en moneda de cambio para intereses partidistas”. Éste es el relato político con el que la presidenta Susana Díaz ha justificado hoy la disolución del Parlamento, la ruptura del pacto de Gobierno con IU y la convocatoria de elecciones autonómicas para el próximo 22 de marzo, un año antes de lo previsto. La lectura de la presidenta es que sus socios han empezado a dificultar la gobernabilidad de Andalucía junto al PSOE para converger con Podemos. “Si alguno ha temido que su espacio político lo ocupe otra fuerza de izquierda, que no se hace llamar de izquierdas como Podemos, eso no lo voy a aceptar”, sentencia. Díaz ha admitido sentirse “satisfecha” del pacto que socialistas y comunistas firmaron hace casi tres años, y que ha descrito durante todo este tiempo como antítesis a la forma de gobernar de Mariano Rajoy primando las “políticas de austeridad y los recortes sociales”. Pero la confianza en sus socios fue dinamitada el pasado 20 de diciembre, cuando la dirección de IU programó para el próximo mes de junio un referéndum a la militancia sobre la permanencia o no de esta formación en el Ejecutivo. “Hay una falta de confianza dentro del Gobierno. Imagínese una pareja de novios que uno le dice al otro: dentro de seis meses vamos a analizar nuestro posible divorcio, pues aquí ha pasado lo mismo”, explica Díaz. “Si pudiera seguir con esta hoja de ruta, agotaría la legislatura. Pero esa posibilidad no existe ya. Ningún gobernante responsable podría seguir por esta senda. No quiero que Andalucía viva el espectáculo que se está viviendo en otras comunidades”, ha remarcado, en referencia a Artur Mas en Cataluña. Susana Díaz firma la disolución de la Legislatura Susana Díaz firma la disolución de la Legislatura La presidenta también ha señalado a la dirección federal de IU que, desde el ascenso de Alberto Garzón, candidato de IU a la presidencia del Gobierno, ataca a la coalición con los socialistas andaluces, en lugar de apoyarles. “Es una decisión muy meditada y es lo mejor para los andaluces. No perderemos un año entre dimes y diretes, y entre encuestas. En lugar de perder un año, vamos a ganar un año, cuando otros gobiernos estén pensando en las elecciones, nosotros ya estaremos gobernando”, advierte Díaz. La secretaria general del PSOE-A ha vuelto a insistir en que el adelanto de las andaluzas no tiene que ver con un posible salto a Madrid, que no aspirará a las primarias socialistas ni concurrirá a las generales. “Voy a estar donde quiero estar, y quiero estar aquí en Andalucía”, ha zanjado. Díaz busca legitimarse en las urnas frente a los que la acusan de “okupa” e “ilegítima” por haber llegado a presidenta de la Junta sin ser votada en unas elecciones. Afirma no tener miedo a ser la primera en enfrentarse a Podemos en las urnas, y dice estar segura de que después de las andaluzas habrá un gobierno más sólido y estable que ahora, pese a que las encuestas vaticinan un fraccionamiento sin precedente del Parlamento, y mayor dificultad a la hora de llegar a pactos con fuerzas de izquierdas, toda vez que la relación con sus ya exsocios ha quedado muy dañada. “Yo aspiro a gobernar en solitario, con una mayoría suficiente”, asegura. La presidenta de la Junta ha firmado el decreto de disolución del Parlamento y convocado elecciones autonómicas el próximo 22 de marzo. En las próximas horas, ha dicho, aprobará el decreto con la nueva estructura del Gobierno, en el que previsiblemente serán destituidos los tres miembros de IU de su gabinete: el vicepresidente Diego Valderas y los titulares de Vivienda (Elena Cortés) y Turismo (Rafael Rodríguez). Con los tres exconsejeros de IU caen inmediatamente un centenar de altos cargos de la Junta nombrados a dedo, sin embargo, el resto de miembros de las consejerías (los directores generales) tendrán que ser también destituidos por el Consejo de Gobierno, previsiblemente mañana. Las sustituciones de los consejeros de IU por otras personas o el trasvase de sus competencias a otras carteras se resolverá en las próximas horas. La disolución del Parlamento y el final abrupto de la novena legislatura se viene barruntando desde hace una semana, desde que Díaz congeló la sangre de sus socios, de la oposición y de miembros de su partido al anunciar que no tenía estabilidad en el Gobierno, y que sin ella, barajaba un adelanto electoral inminente. La presidenta responsabiliza al “radicalismo” de IU de la ruptura del pacto de Gobierno, y el relato de por qué ha decidido fulminar la legislatura un año antes de tiempo se esperaba con mucha expectación. Su éxito o fracaso electoral, dicen ahora sus antiguos socios, dependerá de la credibilidad de las palabras que ha ofrecido hoy la presidenta. En el intervalo de tres semanas, Díaz ha pasado de descartar de plano el adelanto electoral, argumentando que se acababan de aprobar los presupuestos para 2015, principal herramienta de estabilidad política, a poner la fecha de las andaluzas por delante de las municipales (24 de mayo) y las generales de final de año. Lo que ha acrecentado la “desconfianza” de Díaz con sus socios ha sido la asamblea de rendición de cuentas de IU, celebrada el 20 de diciembre, dos días antes de que se aprobaran los presupuestos. En ese cónclave, el coordinador regional Antonio Maíllo programó para junio un referéndum a la militancia para decidir sobre la continuidad o no de IU en el Gobierno, si no se aprobaban antes cinco leyes prioritarias (tres de ellas del acuerdo programático). Díaz interpretó que le ponían un ultimátum y fecha de caducidad a su Ejecutivo, y advirtió de que no lo toleraría. El acuerdo programático entre PSOE e IU contenía 250 medidas y 28 leyes, de las que sólo dos han sido aprobadas. En total, el Parlamento ha aprobado seis leyes en casi tres años hay 13 anteproyectos de ley en tramitación, y dos que han pasado. “Quedarían 13 para cumplir el acuerdo de gobierno”, ha respondido Díaz, que no considera “para nada un fracaso” el cumplimiento del acuerdo. El Consejo de Gobierno de hoy ha durado 15 minutos. Díaz ha agradecido el trabajo de sus consejeros de IU, en especial de su vicepresidente Diego Valderas, al que le ha trasladado palabras emotivas.  

  • 1