Díaz se distancia de IU y marca como primer objetivo ganar las europeas

La dirigente socialista apela a la unidad del partido al cierre de un congreso que ha apuntalado su liderazgo. Rubalcaba ensalza “el poderío” de la nueva líder del partido pero evita mencionar el relevo generacional.

el 24 nov 2013 / 13:29 h.

Susana Díaz arropada por Alfredo Pérez Rubalcaba pone el punto y final al Congreso Estraordinario del PSOE-A en Granada. Susana Díaz arropada por Alfredo Pérez Rubalcaba pone el punto y final al Congreso Estraordinario del PSOE-A en Granada. Faltó el confeti, pero el congreso del PSOE-A clausurado ayer en Granada fue una fiesta que terminó al son del himno de Andalucía y con un primer reto político impuesto por la secretaria general del PSOE-A a su partido: ganar las elecciones europeas de mayo de 2014 para demostrar que el cambio de ciclo político ha llegado a España. La cita política ha apuntalado el liderazgo de Susana Díaz tras 48 horas de aplausos y elogios hacia la que ha emergido como la gran esperanza del Partido Socialista. Ha servido en clave interna para disparar la euforia en torno a la nueva lideresa y dejar atrás la depresión en la que estaban sumidos los socialistas tras los últimos descalabros electorales. De Granada sale un PSOE andaluz más unido, que se ha dedicado a exhibir fuerza y presumir de relevo generacional y cambio político. Junto a Susana Díaz estuvo ayer en la clausura el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que tenía que haber oído y leído que el sábado sus compañeros andaluces le habían señalado el camino de la renovación. Aunque todos lo niegan y nadie aludió expresamente a Rubalcaba, cada vez que Díaz ensancha su liderazgo, debilita a un secretario general que aún no ha despejado su futuro político, ni ha convocado primarias, ni ha dicho si optará a seguir mandando en el PSOE. Todo esto Rubalcaba lo obvió en una especie de fair play político en el que cada uno sabe a qué juega pero sin darse empujones ni patadas. “Salimos bien cosidos, que nadie nos abra las costuras”, enfatizó Díaz en un alegato por la unidad del partido. Hubo también un mensaje a los socialistas catalanes, cuyo secretario general se sentaba en las primeras filas. “Por encima de todo Pere Navarro llévate la garantía de que los socialistas andaluces vamos a estar contigo”. De nuevo con chaqueta roja y una camisa blanca en la que lucía una simbólica rosa, Díaz optó por un tono mucho más institucional que el día anterior. Se estrenó como secretaria general con un discurso de presidenta de la Junta. A los socialistas les recordó que quedan seis meses para las elecciones europeas y les advirtió de que no deben menospreciar esa cita electoral, sino trabajar “como si fueran unas elecciones municipales” para demostrar que el cambio de ciclo político ha llegado a España tras las apabullantes victorias del PP en los últimos comicios. En clave de Gobierno andaluz, Díaz comenzó a hacer lo que muchos en su partido le piden: marcar distancias con Izquierda Unida y no permitir que los socios patrimonialicen las medidas sociales y la política más de izquierdas del Ejecutivo. “No quiero titulares de periódicos a costa de los más débiles. Quiero que esta tierra cree empleo y riqueza y que ellos puedan hacer frente a las necesidades básicas de sus hogares. Eso tenemos que defender los socialistas”, dijo. Fue sutil pero clara. El mensaje iba directamente dirigido a IU, con quienes las relaciones se han enfriado tras la negociación del último Presupuesto y después de que la federación de izquierdas haya vendido medidas como que la Junta va a pagar los recibos de la luz y el agua a los más desfavorecidos o va a condonar los alquileres sociales por trabajos comunitarios. Iniciativas que los propios sindicatos han tildado de “ocurrencias” y de “caridad”. La presidenta de la Junta dejó ayer también sentado que esas medidas, que entrañan cierta forma de beneficencia, tampoco le gustan. La dirigente socialista volvió a prometer cambios en la administración. “Vamos a abrir en canal todo, vamos a revisarlo todo”, repitió. Díaz hizo una cerrada defensa del Presupuesto andaluz para 2014 que ya tramita el Parlamento y cuya elaboración no ha estado exenta de tirones y disputas en el seno del Gobierno. Esgrimió las cuentas andaluzas como un hecho diferencial frente al Ejecutivo de MarianoRajoy. “Hay que empezar a desmontar falsedades. Se nos dice que esto no es sostenible y no es verdad. La sanidad pública cuesta tres euros por andaluz y día, menos que un paquete de tabaco”, defendió. Anunció que se van a convocar oposiciones para cubrir 1.000 nuevas plazas sanitarias y que 8.000 nuevos andaluces van a recibir la teleasistencia. El Gobierno andaluz se ha comprometido a seguir financiado la dependencia a pesar de que los ayuntamientos del PP, el de Jaén ya lo ha hecho, han amagado con plantarse ante las deudas del Gobierno andaluz en la financiación de esta prestación (los populares retiraron el órdago el sábado, en el Consejo Andaluz de Alcaldes). “No voy a permitirle a la derecha que jueguen con los más frágiles, no se lo voy a permitir a los alcaldes del PP”, dijo la socialista. También dejó claro la presidenta andaluza que la tregua dada al presidente MarianoRajoy en los primeros meses de su Gobierno ha concluido. Elevando el tono de la confrontación, acusó al líder del PP de no pensar en los intereses de los andaluces sino en los de su partido: “Es un Gobierno al socaire de los intereses del PP”. Rubalcaba, que hizo de telonero de la gran protagonista del fin de semana, celebró el ascenso de la socialista sevillana y reivindicó con énfasis la fuerza del socialismo andaluz. “Aquí donde se publican libros que invitan a las mujeres a casarse y ser sumisa, hemos decidido que nuestra secretaria general sea una mujer”, dijo en alusión a la publicación del arzobispo de Granada. Para definir a Díaz eligió un calificativo muy andaluz: “Para describir a Susana se me ocurre la palabra poderío. Firmeza, seguridad”. Eso sí de la renovación en el liderazgo del partido no dijo ni mu.

  • 1