Local

Suspenso en reciclaje

Sevilla es la ciudad que más bausra genera y menos residuos genera en toda España, según un estudio elaborado en las 18 urbes más pobladas de España a cargo de la revista Consumer Eroski. Además, la capital andaluza es la que más tasa de basuras paga y no llega a la media mínima nacional de contenedores por habitante.

el 16 sep 2009 / 03:36 h.

TAGS:

Sevilla lleva en la pechera la medalla poco meritoria de la ciudad que más basura genera y menos residuos recicla en toda España, la que más tasa paga y la que no llega a la media básica de número de contenedores por habitante. Es lo que afirma el estudio elaborado por la revista especializada Consumer Eroski, que ha sacado los colores a la capital hispalense en una comparativa entre las 18 ciudades con más habitantes del país.

Según sus datos -aportados por el Ayuntamiento-, Sevilla es la ciudad que menos basura recupera, una tendencia insostenible teniendo en cuenta que en 2008 la ciudad produjo un 16% más de basura que cuatro años antes. Apenas se recicla un 30% del vidrio inservible en los hogares (la media española está en un 47%), un 22% de papel y cartón (justo la mitad que la media, más de 40 puntos por debajo de Pamplona o San Sebastián), un 15% de envases (un 18% sería lo normal) y apenas otro tanto de materia orgánica (18% como media española, 28 puntos por detrás de la vecina Córdoba).

En lo único en lo que Sevilla supera a la media es en el reciclaje de pilas, ya que un 42% se mandan a recuperar, cuando la media nacional se sitúa en el 37%. Lo importante, al menos, es que el potencial contaminante de una pila es treinta veces mayor que un simple bote de plástico, con lo que Sevilla sí está atajando el elemento de suciedad más duradero de cuantos se generan en casa.

Pese a ello, el estudio da un toque de atención a los que, como Sevilla, no cumplen con el reciclaje, porque no sólo es una necesidad ambiental para las ciudades, sino que en el año 2020 será una obligación legal, ya que el Parlamento Europeo aprobó el año pasado una directiva que forzará a que, para entonces, se recicle al menos el 50% del papel, el cartón, el plástico y el vidrio generado en los hogares.

Para abordar ese reciclaje y la separación de basuras no sólo hace falta la voluntad de los ciudadanos, sino que el Consistorio ponga los medios a su alcance para que se depositen los residuos por separado, y tampoco en este caso Sevilla sale bien parada en la comparación. Aquí hay 1,51 contenedores de vidrio por cada 500 habitantes, cuando la media debiera ser de 1,30 (pese a todo, la situación es mejor que en Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao) y en el caso de los contenedores de papel y cartón hay 1,37 por cada 500 habitantes, casi cuatro décimas por debajo de la media (por detrás de Córdoba, Valladolid, Pamplona o La Coruña). Sólo existen cuatro ecoparques fijos -puntos limpios donde depositar metales, maderas y residuos voluminosos como colchones o sofás-, cuando lo normal son cinco, y ni uno móvil -lo habitual son tres-.

único aprobado. Sevilla sólo saca buenas notas en el caso de los contenedores generales de envases por cada 300 habitantes, pues hay 2,21 contenedores, cuando la media se queda en 1,84 y sólo la cumplen los bilbaínos, los cordobeses y los pamploneses. "Son prácticamente dos contenedores de envases por cada 300 habitantes, el doble de lo exigido", recoge el informe. Es la única estrella que le ponen los expertos.

A un sevillano, además, la tasa de basura les cuesta más que a ningún otro español residente en una gran ciudad, aunque se trate de habitantes de capitales de mayor tamaño. Aquí se paga entre 2,02 y 24,12 euros mensuales, en función del consumo de agua de cada vivienda, lo que supone una factura de entre 24 y 288 euros anuales. La diferencia es notable con respecto a ciudades como Madrid, donde como máximo se pagan 190 euros al año, o Bilbao, con 169. En otros lugares, directamente se ha eliminado esa tasa -es el caso de Málaga- o se incluye en otros conceptos -como el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles, IBI, en el caso de Valencia-.

los más sucios. El estudio concluye que, en general, los españoles generan "demasiada basura" en comparación con sus vecinos europeos; dentro del país, de nuevo Sevilla marca los peores números. Es cierto que apenas tres ciudades -Bilbao, Granada y Barcelona- han logrado reducir su generación de residuos, pero de las 15 restantes la capital andaluza es la que más ha incrementado la basura que produce: en cuatro años ha crecido un 16,2%, cuando la media española está en un 3,7 escaso. Sólo Málaga, a tres puntos de distancia, cuenta con cifras similares.

En total, los sevillanos generaron 378.844 toneladas de residuos el pasado año, por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia. Cada habitante de la ciudad produce al día 1,48 kilos de desperdicios, cuando la media es de 1,32. Sevilla es la segunda capital con más basura por ciudadano, tras Córdoba, donde se registran 1,52 kilos por persona y día. Cada vecino genera aquí medio kilo más que un zaragozano o un vitoriano y, como destaca Consumer, lo curioso es que Sevilla no ha hecho más que perder población en los últimos años, lo que por lógica debería obligar a que los residuos fueran bajando.

  • 1