Economía

Tablas de salvación

Turismo y exportaciones son las esperanzas para la recuperación económica andaluza, que, según los expertos, será lenta y difícil

el 07 ago 2011 / 18:05 h.

En la imagen, un carguero en el puerto de Málaga. El crecimiento del comercio exterior es, junto con el turismo, el principal pilar que sostiene el crecimiento de la comunidad andaluza. / DANIEL PÉREZ

Las previsiones están para cumplirlas o, al menos, para aproximarse a ellas. A estas alturas del año, agosto, ninguna de las más reputadas casas de análisis económicos se cree el cálculo de crecimiento que aún mantienen la Junta de Andalucía y el Ejecutivo central, hasta el punto de rebajarlos nada más y nada menos que a la mitad. No estamos hablando de décima arriba o décima abajo, sino de la mitad, y si esas cifras oficiales al final no se cumplen, tanto la comunidad autónoma como el conjunto del Estado se verán irremediablemente obligados a acometer nuevos ajustes (llámense recortes) en sus presupuestos para el ejercicio en curso y, como mal menor, a practicar una austeridad histórica en el próximo que compensen la bajada de ingresos.

El Informe Económico Anual de las Cámaras de Comercio recoge las cuentas elaboradas por cinco prestigiosas instituciones de investigación y análisis: Analistas Económicos de Andalucía (del grupo Unicaja), BBVA, Hispalink (son expertos vinculados al Consejo Superior de Cámaras de Comercio), Funcas (de la patronal de las cajas de ahorros) y el Instituto Flores de Lemus (de la Universidad Carlos III). No están actualizadas, puesto que algunos de los centros las han modificado en fechas recientes, la mayoría para mejorarlas, si bien sólo de forma leve.

El presupuesto regional contempla que el Producto Interior Bruto (PIB) andaluz crecerá este año un 1,3%, aunque esta previsión no tendrá más remedio que revisarse a la baja, y si no es por vía oficial, pues duele reconocer los errores, será por la de los hechos, y aquí queda la anunciada intención de la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, de aplicar la tijera en más de 752 millones de euros a las cuentas autonómicas de 2011.
Tal porcentaje dista, y mucho, del barajado por Analistas Económicos, con el 0,6%, BBVA, Funcas e Hispalink, que hablan del 0,7%, y Flores de Lemus, el más pesimista al cifrar el crecimiento en apenas el 0,4%, aunque en este caso el indicador escogido no es el PIB, sino el Valor Añadido Bruto (el VAB, que es el PIB pero sin impuestos). Con posterioridad a ese informe de las cámaras, Unicaja y Funcas enriquecieron en una décima su pronóstico, mientras que BBVA lo empobreció en idéntica proporción. Con las estimaciones iniciales, el consenso de las cinco casas de análisis era del 0,7%, casi la mitad que el 1,3% del que presumía la Junta de Andalucía.

Lo cierto y verdad es que tampoco se creen los cálculos para el conjunto del Estado. La ministra de Economía, Elena Salgado, se aferra aún a que el incremento del PIB será del 1,3% al cierre de 2011. Nada más lejos de la realidad, comentan los expertos. Los más optimistas auguran un 0,9% y los más pesimistas, el 0,5%. La media, 0,8%, incluso una décima más alta que para Andalucía.

Antes de avanzar en el análisis, dos incisos. El primero, crecer una décima arriba o abajo no es nada baladí, estamos hablando de miles de millones de euros de actividad económica, que si no se materializan merman tanto el empleo como los ingresos de las administraciones y obstaculizan el objetivo del déficit público. El segundo, que Andalucía crezca por debajo de la media nacional implica una menor convergencia, que ya afloró en 2010, cuando la economía regional cayó deis décimas, frente a una de la estatal.

Que la evidencia de que la coyuntura no va tan bien como se esperaba tendrá que ser admitida, más tarde o más temprano, por ambas administraciones, la central y la autonómica, lo avala la estadística. Así, la economía española sólo creció dos décimas en el segundo trimestre del año, una menos que en el precedente, y su tasa interanual (sobre el mismo periodo de 2010) lo hizo en siete, también una menos al coger la referencia enero-marzo. Con tal panorama, adelantado por el Banco de España -los datos oficiales del INE aún no se han hecho públicos-, mucho ha de mejorar la actividad para, en lo que resta de este año, alcanzar el 1,3% fijado por el Gobierno. En el caso andaluz, no hay todavía cifras para el segundo trimestre, sí para el primero, un 0,2% tanto trimestral como interanual.

El informe cameral, asimismo, contiene una amplia encuesta de perspectivas empresariales, esto es, qué piensan nuestros patronos sobre la evolución de sus propias empresas y la economía en general. Y tres respuestas inducen al pesimismo.
Sólo el 29% de los empresarios considera que su cifra de negocios aumentará, sólo el 12% subirá las inversiones y sólo el 17% incrementará el empleo. Y estos porcentajes son, incluso, peores que los arrojados para el ejercicio de 2010, por mucho que haya trepado, sin embargo, la tasa de confianza empresarial.

En cambio, reina el optimismo cuando se mencionan las exportaciones que, junto con el turismo, serán "los principales pilares de la recuperación regional", prácticamente sus tablas de salvación. Ésta, por otra parte, será "lenta y difícil", según vaticina el estudio. El 52% de los empresarios encuestados prevé un alza del comercio exterior, porcentaje que supera la media nacional, el 45%. La Junta calcula un crecimiento de la exportación en lo que va de 2011 del 36%.

Así, el Servicio de Estudios del BBVA Research considera que exportaciones y turismo son los sectores que van a "sostener" el crecimiento de la economía de Andalucía en 2011 que, no obstante, aún será moderado e "insuficiente" para crear "empleo neto" y lograr, pues, que la tasa de paro disminuya. "Si no llega a ser por el comercio exterior, la economía andaluza estaría ahora estancada", según argumentan en esta institución, al tiempo que destacan que la comunidad está sabiendo aprovechar el tirón turístico que deja la inestabilidad en los países del Magreb.

Y son las mismas consideraciones que parten desde Analistas Económicos de Andalucía: turismo y exportaciones como motores del crecimiento en un contexto de reducción del gasto interno, tanto público (recortes de las administraciones) y del consumo de los hogares (por miedo al paro).

  • 1