Deportes

Tablas entre Barça y Valencia en el último minuto

El asturiano David Villa volvió a marcar contra el Barcelona, pero cuando el triunfo ya estaba en las manos del Valencia, otra vez Xavi Hernández marcó para su equipo (1-1), gol con el que empató la semifinal de la Copa del Rey.

el 15 sep 2009 / 00:49 h.

El asturiano David Villa volvió a marcar contra el Barcelona -y ya son cinco partidos seguidos en que lo hace contra el conjunto catalán-, pero cuando el triunfo ya estaba en las manos del Valencia, otra vez Xavi Hernández marcó para su equipo (1-1), gol con el que empató el partido de la ida de las semifinales de la Copa del Rey.

En la única aproximación valencianista, el equipo de Ronald Koeman desmontó las ilusiones de un Barcelona crecido, que iba a más y que tenía enjaulado a su rival, especialmente en la segunda parte, en la que no le dejó casi respirar.

Pero cuando el partido ya vivía el último suspiro, en tiempo de añadido, y en el decimoctavo disparo del Barça contra la meta valencianista, Xavi logró el empate de un disparo raso, en el que los valencianista reclamaron mano de Eto'o.

El Valencia, que con el gol de Villa había adquirido una dosis de confianza desbordante, tiene la eliminatoria en sus manos, justo en un momento en el que la entidad está inmersa en una grave crisis deportiva y institucional y la Copa del Rey se le presenta como el objetivo más factible esta temporada.

Los dos conjuntos salieron decididos a buscar suerte en la portería rival y fue el Barça el más incisivo, especialmente en la que fue la jugada del primer tiempo, cuando los defensores del Valencia rechazaron hasta tres veces sendos disparos del Barça. Primero, Xavi, tras él Eto'o y, finalmente, Messi. La pelota finalmente la rechazó Caneira con el pecho, aunque el conjunto catalán solicitó penalti.

El Barça observó que el Valencia se había acobardado y lanzó una ofensiva con transiciones rápidas y con un juego vertical, pero fue en una contra del Valencia cuando el balón estuvo a punto de superar la línea de gol. De hecho, la superó, pero el árbitro anuló el tanto porque Joaquín se había ayudado de la mano para controlar la pelota.

Ofrecido este toque de calidad el Valencia, el equipo de Ronald Koeman pasó al plan que tenía previsto desde el inicio del partido; recular a las tres líneas para impedir que el Barcelona tuviese espacios claros a unos treinta metros de la portería de Hildebrand.

Disparos de Messi, con 'chilena incluida', lanzamiento a la media vuelta de Henry, y algunos intentos desde larga distancia del francés y de Touré Yaya fue el bagaje ofensivo de un Barça que movía el balón con rapidez pero no avanzaba metros como consecuencia de una telaraña valencianista que cerró todos los espacios.

En la banda derecha, el argentino Éver Banega y Joaquín opusieron los obstáculos necesarios para frenar a Henry y Abidal, mientras que en el centro, Maduro y Silva controlaron bien a Xavi, no así por la izquierda, por donde Messi superó insistentemente a Moretti.

A pesar de esta sensación de colapso en la creación barcelonista ante una muralla casi impenetrable, el juego estuvo muy vivo, y continuó así en la segunda parte, aunque en este periodo el Valencia replegó a todos sus efectivos en pocos metros para proteger su portería.

Messi, que estuvo muy batallador en la primera parte, intentó en solitario deshacer la igualdad en los compases iniciales del segundo tiempo pero se topó ante un más que inspirado Hildebrand, que pese a no detener casi ni un balón, los repelió casi todos.

El Barcelona se lanzó a la desesperada en busca del gol que quitase la ansiedad que ya le empezaba a pesar demasiado. En el minuto 58, el gol parecía cantado para los barcelonista en un contragolpe iniciado por Eto'o, pero el portero del Valencia respondió al lanzamiento de Messi, y a la docena que los culés volvieron a intentar desde todos los lugares y formas.

Al final del partido, el Barcelona se quedaba sin goles tras diecisiete lanzamientos contra la meta de Hildebrad, y el Valencia se llevaba momentáneamente el partido en el único lanzamiento contra la portería de Valdés, en una acción precedida por dos cambios que realizó Frank Rijkaard y que podrían haber desajustado al equipo.

Pero llegó la última acción del partido, en la que el Barça se lanzó con todo su pundonor y un seco disparo de Xavi, otra vez Xavi (lleva marcados goles decisivos este año), permitió a su equipo empatar el partido cuando se habían disputado ya tres minutos en el tiempo añadido.

  • 1