Local

"También estamos enfadados por que las obras estén durando tanto"

Los arquitectos lamentan que se les desvinculara del coste pero se les pidan explicaciones cuando va mal.

el 15 feb 2010 / 21:58 h.

TAGS:

-¿Entiende el disgusto de los ciudadanos?
-(J.M.) Entiendo que estén enfadados por que las obras estén durando tanto. Nosotros también.

-¿Los sevillanos no toleran un proyecto tan innovador?
-(J.M.) Al principio había una expectación muy positiva. Personalmente me da igual que se esté utilizando políticamente pero, al igual que a los ciudadanos de Sevilla, lo que más me enoja es que las obras vayan tan lentas. Creo sinceramente que no es nuestro problema, ya que no somos nosotros los responsables de las obras. En parte se trata de algo condicionado por la crisis financiera, es sencillamente que hay menos dinero del que disponer y por lo tanto todo va mucho más lento.

-¿De qué manera concreta está afectando la crisis al proyecto Metropol Parasol?
-(J.M.) Sacyr, el contratista de nuestra obra, tiene un socio que se llama Testa y es el promotor de la inmobiliaria en España, mientras que la firma Sacyr se dedica a la construcción inmobiliaria en España. Testa paga las obras a partir del dinero que consigue de las ventas de bienes inmobiliarios. Los ingresos de Testa se han reducido, entrega menos dinero a Sacyr y Sacyr tiene menos dinero para llevar más personal a las obras.
(A.S.) Sacyr ha empezado a construir más despacio porque se pregunta cuándo va a cobrar. También tiene problemas para obtener créditos de los bancos con los que poder abordar estos proyectos.

-¿Es este proyecto transparente para los ciudadanos?

-(J.M.) Por supuesto que no es transparente, para nosotros tampoco. No podemos ver los costes, no tenemos ni idea de cómo van las cuentas.
(A.S.) Desde el principio se han encargado ellos de los costes y jamás nos han dicho nada al respecto. Desde el principio. En el contrato se establece que los costes no tienen nada que ver con los arquitectos. Ahora que la cosa va mal dicen que somos los culpables.

-Entonces no sabéis nada de los costes, lo que se suponía que iba a costar y las desviaciones que ha tenido el presupuesto.

-(J.M.) Puede que haya más o menos costes, pero a nosotros nos da igual: nunca se nos ha informado nada de los costes, así que ni idea. Normalmente al arquitecto lo representa frente al contratista una firma de construcción y nosotros podemos decir lo que queremos, lo que no queremos, lo que funciona y lo que no funciona. Sin embargo, en este caso ha sido muy diferente: el contratista es a la vez el promotor de la construcción y, al ser los mismos, los arquitectos no tenemos ninguna posición de poder en este asunto.

-¿Podría pasar algo parecido a esto en Alemania?
-(A.S.) No, imposible. La gente quiere que el arquitecto asuma su responsabilidad y los costes. Los españoles, en cambio, prefieren hacerlo por su cuenta... se trata simplemente de algo que no es transparente. Quieren ganar mucho y no decir cuánto cuesta.
(J.M.) Para la construcción de este proyecto se ha ahorrado en todo: en el solar, en el material... en todo. Nosotros luchamos por una calidad estética siempre que sea posible y siempre se nos ha dicho que era muy caro, muy caro, pero no teníamos ni idea de lo que costaban las cosas, teníamos que confiar en ellos.

  • 1