Cultura

"También las cornadas son parte de la profesión"

el 14 sep 2010 / 20:36 h.

Aunque aún permanece la tremenda impresión de las imágenes de la cogida del pasado domingo, Jesús Márquez se recupera de forma positiva de la gravísima cornada sufrida el domingo en el coso sevillano. El pitón del novillo de Gabriel Rojas, que le alcanzó en el tercio de banderillas, le reventó el cayado de la femoral, produciéndole una tremenda hemorragia que le hizo entrar en la enfermería prácticamente sin vida.

La intervención de urgencia le devolvió las constantes vitales y el subalterno puede hoy contarlo rodeado de los suyos mientras se recupera en la UCI de la clínica del Sagrado Corazón.

“No creo que le trasladen a planta hasta que se regule el sangrado”, señala Isabel Calvo, su mujer, consciente de que tras los esperanzadores avances de las primeras horas “empiezan a surgir los inconvenientes y las molestias lógicas de un percance así. Jesús ha pasado la noche regular, los drenajes han sangrado un poco y seguramente tendrán que ajustar la dosis de eparina. La verdad es que se encuentra un poco mareado y algo más flojito”.

La esposa del lidiador, embarazada de tres meses, no se separa del lado de su marido. “Vila me habló claro y me explicó que podría haberse ido...”, recuerda emocionada, a la par que asume que “esto es así y las cornadas forman también parte de la profesión”.

  • 1