domingo, 24 marzo 2019
22:50
, última actualización
Deportes

Tan atractiva como peligrosa

Es precioso torneo que es la Copa del Rey comienza hoy para el Sevilla en un momento un tanto inoportuno para los nervionenses, que viajan a la fría Ponferrada con lo puesto -14 disponibles, más dos del filial- y con la obligación de encarrilar la eliminatoria ante un rival de Segunda B.

el 15 sep 2009 / 17:32 h.

Es precioso torneo que es la Copa del Rey comienza hoy para el Sevilla en un momento un tanto inoportuno para los nervionenses, que viajan a la fría Ponferrada con lo puesto -14 disponibles, más dos del filial- y con la obligación de encarrilar la eliminatoria ante un rival de Segunda B.

La dimensión de lo que significa la Copa del Rey la tienen muy presente los sevillistas, que hace tan sólo quince meses disfrutaron de ella por todo lo alto, en la final más multitudinaria de la historia nervionense en Madrid, en la que, además, el equipo hispalense se proclamó campeón. Esas sensaciones, aquellas alegrías son la que quieren repetir en Nervión esta campaña, que en cuanto a la Copa se refiere comienza hoy para el conjunto de Manolo Jiménez con una de esas eliminatorias que pueden ser tan fáciles como incómodas y peligrosas, y ahí está el ejemplo del Denia de la pasada temporada (1-1 la ida y 4-3 en la vuelta tras un final de infarto).

Tan fácil como que es a doble partido -hace unos años los sustos eran morrocotudos a partido único- y que el rival, la Ponferradina, es de dos categorías más bajas a las del Sevilla. Es decir, de Segunda división B. El equipo de El Bierzo cuenta con algún jugador de cierta calidad, o que al menos la tuvo, caso de Óscar de Paula o Jonathan Valle, joven futbolista formado en la cantera del Racing que sabe lo que es jugar en Primera.

Además de ellos, el morbo, sí es que se puede llegar a hablar de morbo, lo pondrán dos ex sevillistas y un bético. Al primer reclamo obedecen Rubén Vega, que jugó -pocos minutos pero jugó- en el Sevilla a las órdenes de Caparrós en la campaña 2000/01, en Segunda, y Jonathan, clásico del Sevilla Atlético en los últimos años. El ex bético es Bornes, que también da cierta consistencia a un equipo que, pese a militar en la categoría de bronce aspira al ascenso a la de plata.

Pero el partido también tiene su guasa. Sobre todo porque Manolo Jiménez desplaza a Ponferrada a sus únicos 14 jugadores hábiles de la primera plantilla y a dos del filial -Armenteros y Carreño-. El once de los ausentes está formado por Javi Navarro, Mosquera, Dragutinovic, Duscher, Maresca -sobrecarga en el cuádriceps-, Adriano -sancionado-, Capel, Acosta, Chevantón -molestias en la rodilla-, Koné y Kanouté. Por todo ello, las limitaciones del técnico del Arahal para hacer rotaciones son evidentes, aunque alguna podrá introducir, como De Mul e incluso Armenteros.

A esta complicación se le suma la climatológica. Frío, durante el partido la temperatura puede ser de hasta 1º, lluvia e incluso nieve pueden aderezar un encuentro que para la Ponferradina será el partido del año.

  • 1